Estrategias efectivas para trabajar el enfado con los niños

El enfado es una emoción normal que todo el mundo experimentamos en nuestras vidas. El enfado nos ayuda a saber cómo nos sentimos y a valorar si hay algo que tenemos que cambiar a nuestro alrededor o en nosotros mismos para poder mejorar nuestro bienestar. A muchos adultos les cuesta expresar o controlar las emociones negativas como la ira o el enfado, entonces, ¿te imaginas cómo le puede costar a un niño conseguirlo?

Es deber de los padres guiar y orientar a los hijos en el entendimiento de las emociones, sobre todo en las más intensas. Hay que partir de que las emociones son todas aceptables, sean más o menos intensas. Todas las emociones nos ayudarán a entender qué nos ocurre y cómo nos sentimientos en cada momento, los niños deben saber que las emociones son respetadas y que tienen nombre.

En ocasiones, cuando un niño está demasiado enfadado puede entrar en un momento alto de estrés o crisis de enfado. En estos momentos no es aconsejable intentar entrar en razón con los niños o hacerle comprender cosas cuando se sienten bloqueados emocionalmente. En este sentido, resulta más adecuado potenciar la comprensión de los sentimientos negativos. Un niño que se siente comprendido podrá controlar mejor sus emociones al sentirse respetado y seguro.

Pero, ¿qué es lo que se debe hacer cuando los niños están enfadados? Existen algunas estrategias efectivas para trabajar el enfado en los niños.  Descubre algunas de ellas para que puedas ponerlas en práctica hoy mismo.

Estrategias efectivas para trabajar el enfado en los niños

Primero controla tus emociones

Un padre o una madre que no controla sus emociones negativas no podrá transmitir calma y seguridad a sus hijos. Si un padre o una madre grita cuando un niño grita porque no sabe controlar sus emociones, lo que ocurrirá es que el pequeño aprenderá que gritar es una parte normal de la comunicación cuando uno se enfada o tiene los sentimientos desbordados. Y esto es un error.

Es necesario que los padres aprendan rimero a respetar sus propias emociones, a respetarlas y a saber qué significan. De esta manera podrán después, comprender las emociones intensas de sus hijos. De esta manera, cuando sepan aceptar sus emociones podrán aceptar y comprender la de los demás. El control es la clave del éxito en cuanto a las emociones intensas. Si notas que vas a gritar a tus hijos, merece la pena salir de la estancia, respirar y contar hasta 10, volver y hablar firme con soluciones. Recuerda que los gritos no educan.

adolescente enfadado

Controla las rabietas

Recuerda que los berrinches y las rabietas son la manera que tiene la naturaleza de ayudar a los cerebros inmaduros a liberarse del estrés emocional.  Los niños todavía no tienen las vías nerviosas de la corteza frontal para controlarse como lo hacemos nosotros, los adultos. La mejor manera de ayudar a los niños a desarrollar esos caminos neurales es ofrecer empatía mientras están enfadados y en otras ocasiones.

Tus hijos necesitan expresar de forma saludable su enfado, rabia, decepción, ira… Necesitarán tu apoyo después de la rabieta para que de esta manera se sientan más cerca de ti y con más confianza. Así, se sentirán menos heridos y podrán ser emocionalmente más generosos.

Entiende que la ira es una defensa contra la amenaza

Proviene de nuestra respuesta “lucha, huida o congelación” natural a momentos álgidos de estrés. A veces la amenaza está fuera de nosotros, pero a menudo no lo está y se encuentra en nuestro interior. Vemos amenazas fuera de nosotros porque llevamos viejas emociones llenas de dolor, miedo o tristeza. Lo que esté ocurriendo en el momento desencadena esos viejos sentimientos y entramos en el modo de pelea para tratar de volver a llenarlos o controlar la situación.

Así, mientras que tu hijo puede estar molesto por algo en un momento determinado, también puede ser que esté arrastrando una mochila emocional en la que quiere mostrar miedos o lloros para desahogarse. Una nueva decepción puede sentirse como el fin del mundo para un niño porque los viejos sentimientos surgen. Los niños harán cualquier cosa para defenderse de estos sentimientos intolerables, por lo que se enfurecen y atacan… En un intento de sentirse mejor ante las emociones que le hacen sentir tan mal.

adolescente enfadado

Asegúrate de que tu hijo avanza en la ira

Si se sienten seguros expresando su enfado o su ira y muestras ante su enfado compasión y comprensión, la ira comenzará a diluirse. Así que mientras aceptas la ira y el enfado de tu hijo… no es la ira la que está sanando, es la expresión de los miedos bajo la ira que lava el dolor y la tristeza y hace que la ira se desvanezca, porque una vez que tu hijo te muestra los sentimientos más vulnerables, la ira ya no es necesaria como defensa y se sentirá comprendido y valorado por tu parte. 

No tengas en cuenta su comportamiento en una crisis de ira

Los niños experimentan dolores diarios y miedos que no saben verbalizar o que ni siquiera saben que están padeciendo porque no saben reconocerlos. Cuando esto ocurre almacenan estos sentimientos negativos y buscan oportunidades para ‘descargar’ estas emociones que le molestan.

Cuando un niño se queja de imposibles o no se les puede complacer con nada, generalmente solo necesitan llorar y desahogar esas emociones que le hacen sentir mal. Es necesario saber qué emoción le está dominando y buscar soluciones para que se sienta mejor.

Rabietas en niños pequeños

Recuerda que después de la tormenta siempre llega la calma. Por este motivo, en el momento en que tu hijo se sienta totalmente enfadado con rabietas, no tengas tú otra. Lo que tu hijo necesita es protección y seguridad física y emocional. En este sentido, deberás mostrarle paciencia, calma y seguridad para que se sienta comprendido y valorado en todo momento. Cuando se sienta comprendido verá que no es necesario seguir enfadado y por eso, sus emociones negativas empezarán a diluirse y podréis tener una comunicación mucho más acertada. Acepta tus emociones y comprende las de tus hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *