Estrategias para que tus hijos dejen de pegarse

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcRW1SzRk-WY1REPQnmRN-kcUsx1iVJbdbh8DBh54K4Tfol876ZzQw

Cuando tienes dos o más hijos es normal que se peguen entre ellos. Si quieres que tus hijos dejen de pegarse vas a tener que actuar de forma inteligente y, sobre todo, no perder los nervios.

A continuación te cuente algunas estrategias que pueden resultarte muy útiles. No son una ciencia exacta, pero si tienes paciencia te funcionarán. 

No hagas casos a los niños si se pelean por bobadas

Los niños se pelean entre sí, se pegan y se gritan. Si intervienes siempre ellos lo terminarán haciendo para llamar la atención y para conseguir tu favor, para quedar por encima de los demás y demostrar quién manda.

Si no hay daño real, no intervengas. Los niños tienen que aprender a solucionar sus problemas y a resolver sus conflictos de manera civilizada.

En vez de ponerte en medio, puedes hacer algo como esto:

  • Dales un espacio para que se peleen, algo así como una “sala de lucha”. Pídeles simplemente que se peleen sin molestar y sin romper nada.
  • Pídeles que se metan en una habitación o salgan de donde estén y diles que no vuelvan hasta que no hayan solucionado el problema

 

No jueges al juego de la culpa

Cuando dos niños se pegan es muy habitual que se echen la culpa y qué intenten derivar la responsabilidad en el otro. No entres en este juego. No les preguntes quién empezó o quién fue el culpable. Esa es una forma de aceptar y validar la pelea y de alimentar la rivalidad entre ellos.

Si los dos se pegan los dos tienen que asumir las consecuencias. En cualquier caso, tu papel debe ser conciliador. Ayúdales a resolver sus problemas si ellos no pueden.

Enséñales a discutir de forma pacífica

Incluso los niños pequeños pueden entender que se pueden arreglar los problemas sin peleas. Habla con tus hijos sobre la lucha y de que hay otras maneras de resolver un problema.

Pero, sobre todo, da ejemplo y hazles ver la manera correcta de hacer las cosas en la práctica y sé paciente cuando medies entre ellos.

Ayúdales a entender sus emociones

Muchas veces los niños se pegan como vía de escape, como forma de expresarse o liberar unas emociones que no entienden. Ayúdales a que vean que eso no está bien y, sobre todo, a descubrir qué les pasa. Puede que descubras que tus hijos tienen un problema entre ellos o que se sienten mal por algo.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *