Estreptococo beta-hemolítico en el embarazo (EGB)

toma de muestras vaginales y rectales

Hisopo de laboratorio con el que os harán el exudado para la detección de estreptococo beta-hemolítico.

El estreptococo beta-hemolítico es una bacteria que se encuentra en la vagina de un 20% de las mujeres. No tiene ninguna sintomatología y tampoco es peligroso para la salud. En lo que al embarazo se refiere, si que hay que tomar unas medidas preventivas ya que el bebé entrará en contacto con él. Aproximadamente en la semana 35 de embarazo, vuestro ginecólogo os hará un exudado de la vagina y perineo con el fin de saber si sois portadoras de esta bacteria.

En el caso de obtener un positivo se os administrarán 2 dosis como mínimo de penicilina el día del parto. Este antibiótico pasará a través de la placenta a vuestro bebé ayudándole a combatir el estreptococo que recoja en el nacimiento. Los problemas que esta bacteria trae consigo se han dado sobre todo en bebés de mujeres que no tenían un seguimiento de su embarazo. Si no tenéis la prueba del estreptococo hecha, generalmente se aplicarán las dos dosis de antibiótico de forma preventiva. 

Síntomas de infección en el recién nacido

  • Septicemia: alcanza su momento cumbre a las 24 horas del nacimiento debido a la inmadurez del sistema inmunitario del bebé. Si eres positiva y no has recibido tratamiento, dejarán a tu hijo en observación al menos durante 2 días.
  • Problemas respiratorios.
  • Alteraciones digestivas.
  • Ritmo cardíaco anormal, más rápido o más lento.
  • Fiebre y convulsiones.

Prevención durante el embarazo

  1. Limpiar las partes íntimas de adelante hacia atrás con el fin de no arrastrar bacterias procedentes del intestino hacia la vagina.
  2. Mantener relaciones sexuales higiénicas.
  3. Tomar probióticos que ayuden a regenerar la flora bacteriana vaginal. Los lactobacilos que habitan en la vagina “limpiaran” las bacterias que no deberían de estar ahí.
  4. Reducir el número de tactos vaginales que te hacen al final del embarazo. Puedes negarte a la realización de estos tactos, ya que ademas de facilitar la entrada a patógenos, son totalmente innecesarios.

Si has intentado prevenir el EGB y no ha sido posible, no te sientas mal o culpable. Como madre que tuvo un positivo en su exudado, os doy la noticia esperanzadora de que mi hija nació sana y sin ningún tipo de problema posterior. De todas formas, si notáis algo raro en vuestro bebé a las pocas semanas de nacido y tenéis miedo de que haya sido por el estreptococo, consultad con el pediatra de inmediato.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *