Estudio ANIBES: los niños obesos tienen estilos de vida poco saludables

Estudio-anibes

El martes se presentó un trabajo enmarcado dentro del estudio científico ANIBES, centrado en identificar patrones alimentarios en menores de edad, dentro de dos sectores de población diferenciados (9 a 12 años / 13 a 17); creo que es muy importante que se exploren los hábitos de población adolescente, porque cuando se analizan aquellos que predisponen a sobrepeso u obesidad, existe una tendencia a observar población escolar o bebés.

El incremento paulatino de sobrepeso y obesidad en España (pero también en el resto de Europa, junto con Australia, Japón y Estados Unidos), es preocupante por el impacto que puede causar en la salud futura de los niños y adolescentes.

La obesidad tiene ya carácter de epidemia en muchas zonas del mundo, y varias evidencias científicas apuntan a que las circunstancias que pueden contribuir dependen no solo del desequilibrio energético, sino de diversos factores socioeconómicos. No obstante, existen indicadores de que podría haberse estabilizado, y aún así es necesario que reflexionemos puesto que nuestro país es de entre las naciones pertenecientes a la OCDE, una de las que presenta mayores índices.

Como se ha mencionado, tanto el sobrepeso como la obesidad, son resultado de un balance inadecuado (ingesta / gasto energético), aunque el entorno, la predisposición genética y los hábitos de sueño también están influyendo. El informe del que os hablo presenta dos patrones de hábitos de vida, a saber:

  • Poco Saludable: baja actividad física y alimentación no adecuada.
  • Saludable: más actividad física, menos tiempo dedicado a actividades sedentarias, mayor duración del sueño y alimentación más saludable.

El patrón de estilos de vida menos saludable, agrupa mayor proporción de individuos obesos, y familias con menos nivel socioeconómico

Estudio ANIBES: los niños obesos tienen patrones de estilos de vida poco saludables

Los datos también se basan en estos cuatro patrones de alimentación: mediterráneo (equilibrado), bocadillos (más aporte de hidratos de carbono, carnes procesadas y queso), pasta (productos hechos con sémola, salsas, y bollería), leche y alimentos azucarados. Teniendo en cuenta los patrones de hábitos de vida y de alimentación, se ha descubierto que el 23,1 por ciento de población ANIBES de 9 a 17 años tiene patrones de estilos de vida saludables (más chicos que chicas, más niños de 9 a 12, que adolescentes).

Hallazgos relevantes

Teniendo en cuenta el patrón de estilo de vida saludable, se ha averiguado que una amplia mayoría de los padres tiene estudios de secundaria, además hay un 14,6 % con titulación universitaria. Los niños a los que se refieren los porcentajes del anterior párrafo duermen entre 8,4 y 8,3 horas diarias (adolescentes) / 9,1 horas diarias (niños). En cuanto a actividad física, los más pequeños realizan más ejercicio físico, mientras que en la adolescencia, pueden llegar a pasarse 294+ -204 minutos (diarios) realizando actividades sedentarias, como estar delante de una pantalla (sobre todo los varones).

Los resultados avalan los del proyecto PERSEO

Un 76,9 % de niños y adolescentes del estudio sigue un patrón de estilo de vida poco saludable

De ellos, son el 59 por ciento chicos, y el 41 por ciento chicas. En cuanto a los valores antropométricos, el 63 % tiene peso normal, el 28 por ciento sobrepeso, y el 8 · obesidad. Los patrones de estilos de vida menos saludables engloban un alto porcentaje de familias de estatus socioeconómico bajo. Todos están alejados del patrón alimentario mediterráneo, aunque las niñas se acercan más, y eso se ve en la ingesta que tienen de diferentes grupos de alimentos.

Estudio ANIBES: los niños obesos tienen patrones de estilos de vida poco saludables

¿Qué dice la evidencia científica?

Es inconsistente en relación al efecto acumulativo de los factores pertenecientes a los dos patrones de estilos de vida (saludable / poco saludable) en el sobrepeso y la obesidad. El diseño transversal del estudio sirve para proporcionar evidencias por asociación, pero no relaciones causales.

Según se menciona en el informe: “Tras esta investigación, los próximos pasos han de centrarse en poner en marcha investigaciones prospectivas que sirvan para analizar más a fondo cómo los patrones de estilos de vida de comportamientos relacionados con el balance energético pueden influir en el desarrollo de sobrepeso y obesidad. Estos patrones son muy útiles para identificar problemas específicos, además de para sugerir posibles estrategias de intervención”.

Imagen — (Primera) Joe_13
Más información — Fundación Española de la Nutrición


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *