ETS asintomáticas ¿es posible?


Cuando hablemos con nuestros hijos, e hijas, sobre sexo, es importante que les nombremos las enfermedades de transmisión sexual. No se trata de meterles miedo, sino de que entiendan la importancia de tomar los medios necesarios para evitarlas. Cuando les hagamos llegar información debe estar adaptada a su edad, antes del inicio de su vida sexual.

Las ETS, enfermedades de transmisión sexual, son en muchos casos asintomáticas. Esto significa que quienes la padecen no presentan síntomas, y no saben que las padecen, lo que a sus vez provoca que se siga multiplicando su contagio. Muy a menudo, aún en parejas estables, no se es consciente de que la pareja tal vez tienen una ETS.

Gravedad de las ETS, aunque sean asintomáticas

El hecho de que algunas enfermedades de transmisión sexual sean asintomáticas, no presenten síntomas, no implica que sean leves. Al contrario, si no se tratan pueden tener consecuencias graves, como ceguera y otras manifestaciones neurológicas, infertilidad, transmisión maternoinfantil o defectos congénitos.

Es importante que traslademos la idea a nuestros hijos e hijas que el hecho de haber tratado con éxito una ETS no le inmuniza contra la infección. La reinfección es frecuente, incluso después de haber seguido el tratamiento al 100%. Las revisiones son imprescindibles. La buena noticia es que se pueden curar.

A pesar de vivir en un mundo sobre informado, la clamidiasis, gonorrea, tricomoniasis y sífilis, las cuatro enfermedades de transmisión sexual más comunes, siguen teniendo una alta tasa de infección. Las ETS se propagan predominantemente por contacto sexual, y esto incluye el sexo vaginal, anal y oral. Al hablar con nuestros hijos, sobre salud sexual, debemos hacer hincapié en los controles rutinarios y el uso de preservativos, masculinos y femeninos.

ETS curables, pero asintomáticas

Apego con nuestros hijos mayores

Decimos que una enfermedad es asintomática, cuando en la mayoría de los casos lo es. Es el caso de la clamidiasis, una de las ETS más comunes entre las mujeres, en particular las mujeres jóvenes. A veces hay cierto dolor al miccionar, pero se puede confundir con cistitis. Esta infección puede afectar al tracto genital, al urinario y a los ojos, por lo que puede llegar a provocar ceguera.

La tricomoniasis es la ETS curable más frecuente. El organismo Trichomonas vaginalis es un parásito que vive en el tracto genital inferior. Lo complicado de este parásito es que puede infectar las áreas que no estén cubiertas por un preservativo, por lo que este método no ofrece una protección total contra la tricomoniasis. Afectar a ambos sexos por igual, y muchos de las personas que lo tienen no saben que han contraído la enfermedad.

El herpes genital está causado por dos tipos de virus. Una de sus características es que los síntomas suelen aparecer mucho tiempo después de haber sido infectados, pero una vez que nos hemos contagiado, el virus permanece de por vida. No existe un remedio que cure completamente la enfermedad, aunque pueden reducirse los síntomas y evitar su reaparición.

Sífilis y gonorrea, dos enfermedades graves

conducta disruptiva

La sífilis es una enfermedad grave que se transmite por contacto sexual vaginal, anal y oral. Muchas personas con sífilis no presentan síntomas y no saben que están infectadas. Se manifiesta mediante la aparición de úlceras en los órganos genitales. Es una ETS con graves consecuencias, que puede provocar lesión cerebral, ceguera y parálisis. La sífilis es la segunda causa de muerte prenatal en el mundo. La buena noticia es que se puede curar con un tratamiento de penicilina.

La gonorrea, es conocida como la superbacteria del sexo, porque la bacteria que la causa ya se ha hecho inmune a uno de los fármacos combinados con la que se trata. Esto lleva a pensar a los científicos que dentro de poco ya no se podrá tratar. En la mayoría de los casos esta ETS es asintomática en las mujeres, pero no en los hombres.

En este artículo hemos querido poner el foco de atención en cómo algunas de estas ETS son asintomáticas y, por tanto pasan desapercibidas. Además, una vez detectada una enfermedad de transmisión hay que descartar que no haya más, porque a menudo se asocian varias a la vez.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.