Evita la deshidratación durante el embarazo

Hidratación-embarazo

Durante esta jornada estamos celebrando el Día Nacional de la Nutrición, cuyo lema para este año es “Hidratación también es Salud”; y queremos aprovechar para destacar la importancia de que las futuras mamás se hidraten convenientemente durante el embarazo. Los cambios fisiológicos que ocurren justifican sobradamente responder al aumento en los requerimientos de agua, y las mujeres embarazadas deberían aumentar su consumo.

El cuerpo debe hacer frente a un aumento de agua corporal (que se utilizará en la formación del líquido amniótico y la placenta) y cubrir las necesidades metabólicas del feto. Como sabéis, habitualmente a los adultos se nos recomiendan que bebamos unos 2 litros (8 vasos) de agua diariamente, esto es porque perdemos la misma cantidad mediante la orina, el sudor y las heces. Sin embargo, durante el embarazo se aconseja tomar entre 2,5 y 3 litros de agua, dependiendo del trimestre.

Evita la deshidratación durante el embarazo.

Y durante el estío aún deberías recordar más este mensaje tan importante. La deshidratación puede ocasionar que el cuerpo se sobrecaliente, con el riesgo de provocar complicaciones graves del embarazo, entre las que se encuentra el parto prematuro (debido a contracciones en el útero). Si una mujer embarazada tiene un volumen escaso de agua corporal, también es causa de niveles bajos de líquido amniótico, o defectos del tubo neural, entre otros. También implica la producción de leche materna, pero de esto hablaremos en otra ocasión.

Los síntomas de la deshidratación pueden ser náuseas, vómitos o dolor de cabeza.

Hidratación: por ti y por tu bebé.

Hemos mencionado el agua y es porque realmente no hay ningún otro líquido que además de cumplir con la misión de hidratar, sea tan beneficioso para cumplir diferentes funciones; pero además ¡no tiene calorías y no contribuye por lo tanto a un exceso de energía! No quiere decir eso que no puedas beberte un zumo ocasionalmente, pero siempre recordando que tienen demasiado azúcar, comparándolos con la poca cantidad de fibra que aportan. La cafeína no es muy recomendable, aunque no está del todo desaconsejada, pero desde luego tiene el efecto de incrementar la producción de orina, por lo que no contribuirá a mantenerte hidratada.

Una ingesta insuficiente de agua puede ocasionar deshidratación, y también lo hará cualquier actividad física intensa que de lugar a un exceso de calor corporal, o permanecer en lugares cerrados, poco ventilados y muy calientes.

Ventajas de una adecuada hidratación durante el embarazo.

El agua fluidifica la sangre y ello facilita que los nutrientes lleguen con más facilidad al sistema circulatorio del feto. Además ayuda a eliminar toxinas y previene el estreñimiento. Bebida en pequeñas cantidades y regularmente, llegará a evitar la acidez que los jugos gástricos y las náuseas provocan. El sistema excretor también se beneficiará, y gracias a una buena hidratación es más fácil librarse de tener cálculos renales o una infección de las vías urinarias. ¿Y qué me dices si te aseguro que te encontrarás mejor cuando suban las temperaturas? una buena hidratación también proporciona bienestar corporal.

La iniciativa Hidratation for Health nos habla del concepto “equilibrio hídrico corporal”, o lo que es igual, el equilibrio entre el incremento del agua corporal y su pérdida. La figura siguiente, extraída de una de sus publicaciones, muestra como entre los ‘responsables’ del aumento de peso durante el embarazo, se encuentran esos de 6 a 8 litros de agua que el organismo de la mujer gestante acumula durante las 40 semanas de embarazo.

No quiero dejar de mencionar que la Naturaleza es tan sabia que posibilita distintas adaptaciones que ocurren durante el embarazo, y ayudan a mantener el equilibro hídrico; pero “el volumen de líquidos consumidos diariamente sigue siendo importante para el desarrollo del feto”.

Para finalizar, y junto con la recomendación de beber más agua durante el embarazo, te contamos que es mejor beber antes de tener sed, pues esta respuesta corporal (la sed) indica que ya se está produciendo una falta del líquido esencial, lo cual es preciso evitar.

Imágenes — Jenny Downing


Categorías

Embarazo

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *