Evita la lucha eterna con los deberes escolares

 

Los niños se encuentran agobiados y no rinden igual en el colegio sintiéndose obligados a hacer horas de deberes escolares.

Año tras año hijos y padres han de enfrentarse al cúmulo de tareas impuesto en el colegio. En casa los padres deben reaprender diversas asignaturas al ritmo de sus hijos y estos responsabilizarse en cumplir sus tareas. Veamos cómo afrontar la vuelta a los deberes escolares sin sufrir demasiado.

Los deberes escolares: la temida y cansada tarea

Todo padre recuerda que años atrás el asunto principal al salir de clase no eran los deberes escolares. Antes a la salida del colegio merendabas tranquilamente frente al televisor con míticos dibujos que te acompañaban cada tarde y  después hacías algún ejercicio. Tras ello todavía tenías tiempo para salir a la calle a jugar con tus amigos. Ahora esto resulta bastante complicado, por no decir imposible.

Hoy por hoy hay niños, según su etapa escolar, que están más tiempo haciendo deberes que jugando o descansando. Salen del colegio y han de seguir estudiando. Los niños han de lidiar con esa obligación diaria y los padres igualmente. Los padres deben ingeniárselas para que cumplan con los mandados de sus profesores y que lo hagan sin rechistar, con ganas y esfuerzo.

Con esto puede surgir el debate de si los deberes escolares que se imponen en alguna etapa educativa son demasiados para un niño. Ciertamente cada padre tiene su idea y ejemplo para posicionarse. Lo que sí evitaría una lucha constante es que los niños pudiesen disfrutar de su ocio diario tras estar sus correspondientes horas estudiando en el colegio.

Los padres que llegan del trabajo tampoco desean seguir trabajando en su casa, sino hacer vida familiar, conversar, cambiar y hacer otras actividades… Actualmente los niños se encuentran agobiados y no rinden igual en el colegio. El niño no puede sentirse libre, feliz ni descansado si se siente obligado a hacer horas de tareas  llegado a casa.

La responsabilidad de hacer deberes escolares

Parece excesivo e irresponsable ponerle al niño ejercicios sin medida, sin ni siquiera preocuparse si comprende el tema.

El niño debe aprender a ser responsable y cumplir con lo que se le pide. No obstante no olvidemos que es un niño. Lo que parece excesivo e irresponsable es ponerle ejercicios sin medida, sin ni siquiera preocuparse si comprende el tema. Es correcto hacer algún ejercicio de repaso de las lecciones nuevas para asimilarlas mejor o consultar dudas al día siguiente en clase. Haciendo tantos deberes el niño no hará mejor las cosas, simplemente se cansará de hacerlas.

La realización de actividades escolares ayuda a sus competencias futuras, les permite poner en práctica herramientas como la búsqueda de información y la autonomía e iniciativa propias. Sin embargo no es pedagógico mandar a unos niños deberes escolares porque sí, por acabar el libro a tiempoEn casa resulta productivo releer su nueva lección para llevarla fresca al día siguiente.

Los padres siempre han tenido la tarea añadida de releer lecciones o practicar algún ejercicio cuando su hijo les ha pedido ayuda. Y esto si pueden estar con los pequeños, ya que es sabido que los horarios de los padres suelen no permitirles estar en casa a horas en los que sus hijos llegan del colegio. El niño llega a sentirse frustrado en muchas ocasiones. Si no sabe hacer una actividad, siente fracaso  e incompetencia. Si pide ayuda se ve mal porque se supone que debe hacerla solo. Esto hace estar al niño en constante lucha y desasosiego.

El conflicto que surge en casa con los deberes escolares

Sin embargo permanecer horas sentado frente a su escritorio no es la mejor solución. Muchas veces esto hace que el niño se aburra, se desmotive, se agote y no haga los deberes escolares correctamente ni convencido. Muchas veces el niño quiere acabar y le da igual cómo hacerlo o se niega, se enfada, no quiere apagar la televisión o miente diciendo que no tiene  deberes o ya los ha acabado. Ahí surgen los conflictos y tensiones entre familiares.

En clase y con dudas que puede tener se le suele ayudar o explicar nuevamente. A los niños en casa también hay que apoyarles en sus tareas, ayudarles si se encuentran perdidos. Pero cualquier padre que encuentre saturado a su hijo, bloqueado ante la suma y suma de ejercicios, se los hará y esto no les hará menos inteligentes o aptos para actividades profesionales futuras. Los padres participarán así de su aprendizaje y podrán opinar al respecto.

Puntos para afrontar padres e hijos los deberes escolares

Para el niño no debe ser una tortura tener deberes escolares, sino una responsabilidad que lleve a cabo de buen grado.

  • Crear un hábito de estudio: Estudiar a la misma hora, después de merendar y descansar viendo un rato algún programa de televisión.
  • Participación de los padres: Los niños no han de estar recluidos en su habitación, sin poder salir, ni preguntar dudas. Se dan más conflictos cuando un niño ve obligación, se siente apartado, asume rigidez y exactitud pese a no comprender términos y sin poder pedir ayuda, que cuando sus padres colaboran, le acompañan y le protegen.
  • Adaptar sus necesidades, circunstancias personales, problemas de atención…: El niño debe sentirse capaz de abordarlos y no verse como un inútil o negado. A un niño puede parecerle más difícil asimilar ciertos aspectos que a otros. Puede no haber comprendido la lección, tener dudas, miedo a preguntar… Debe motivarse al niño, ponerle actividades bien estructuradas que pueda comprender y completar. Castigarle en el colegio o en casa para que las termine no servirá para nada.
  • Planificar un tiempo moderado para los deberes escolares: El tiempo debe plantearse reducido y con actividades concretas y fáciles de abordar. Los niños son niños y deben poder jugar y descansar. Si ya han estado en la escuela o en actividades extraescolares, no es productivo que sigan trabajando cansados.
  • Considerar los recursos económicos de las familias: Muchas familias no pueden recurrir a determinada tecnología o clases particulares. De este modo el niño se verá discriminado y no podrá afrontar convenientemente su tarea. Se deduce así que lo importante debe completarse en horario escolar y con asesoramiento del profesor.

Deberes escolares sí, pero unos pocos

Los deberes escolares fomentan la autonomía, el trabajo, el esfuerzo personal, hábitos, herramientas a aplicar… Su implantación debe ordenarse en la justa medida y con la colaboración en determinados momentos de los padres o tutores. Para el niño no debe ser una tortura, sino una responsabilidad que lleve a cabo de buen grado. Según edades y cursos cada niño debe tener un tiempo de repaso en casa, donde no dejar de ser él mismo y lograr los objetivos propuestos, orientado en todo momento si lo demanda.

No se pretende que el niño deje de lado sus obligaciones, sino que se enfrente a ellas descansado, a gusto y sin rechazo. Los deberes escolares siempre han sido un debate, sobre todo se ha acentuado desde hace unos pocos años hasta el momento actual. Cada padre tiene su opinión y es importante desde la comunidad educativa llegar a un consenso por el bienestar del niño. Se logrará así evitar disputas, enfrentamientos, estrés y malestar diariamente en las casas entre padres e hijos.


Categorías

Aprendizaje

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.