Evolución psicomotriz del bebé

Desarrollo psicomotriz del bebé

Toda madre, sobretodo si es primeriza tendría que saber como debería de evolucionar su bebé en los primeros meses de vida, la mayoría os enteráis cuando os informa vuestro médico y es importante que  sepáis sobre esta evolución para detectar posibles problemas que pueda tener el bebé.

Es importante saber en que momento aproximado el bebé debería de desarrollar algunos reflejos, cuando se debe de mantener de pie o simplemente cuando debería de sobresaltarse ante un ruido fuerte. Por ello os vamos a mostrar alguna de las características que deberíamos de tener en cuenta sobre desarrollo de nuestro bebé en los primeros nueve meses de vida.

Primer Mes

  • Cuando se le pone boca arriba y patalea es buena señal.
  • Aparece la función de asimiento: se le estira con cuidado de los brazos hacia delante y la cabeza queda atrás.
  • La espalda corvada es algo normal.
  • Aparece el reflejo del susto y reacciona a la luz y a ruidos.
  • El llanto se calma con el contacto materno, si no es así tiene algún malestar.
  • La leche materna, mas concretamente el calostro tiene muchas vitaminas y su leche protege de muchas enfermedades.

Segundo Mes

  •  Levanta la cabeza varios segundos.
  • Mantiene la mirada, respira mejor y hace una mejor digestión.
  • Si cuando está echado no hace el intento de levantar la cabeza es preciso dar parte al médico.
  • El reflejo de Asimiento se debilita.
  • Las manos se abren y se cierran inconscientemente.
  • El llanto es señal de hambre y de sueño.

Tercer Mes

  • Levanta la cabeza durante más tiempo.
  • Cambia de postura muy radicalmente, hay que tener más cuidado al cambiarle el pañal.
  • Cambia la postura de la cabeza mas frecuentemente.
  • Al sentarse no deja caer hacia atrás la cabeza, sino que la mueve y la sostiene por mas tiempo.
  • Dobla y estira las piernas.
  • Al coger un objeto abre la mano contraria, no es capaz de mantenerlo con las dos manos a la vez.
  • Aparece la sonrisa social hacia una persona intencionalmente.
  • Siguen los objetos con la mirada.

Cuarto Mes

  •  La cabeza la levanta más, la pelvis reposa plana y se deja caer sobre los antebrazos.
  • Al sentarse ya no cae la cabeza hacía atrás.
  • Al ponerlo a andar las piernas se doblan y la cabeza se sostiene.
  • Reaccionan ante los ruidos y se vuelven hacia el lado de donde proviene.
  • La sonrisa social es abundante.
  • Se ve en el espejo pero no se reconoce.

Quinto Mes

  •  Levantan las cabeza mas tiempo.
  • Unen las dos manos sobre si propio pecho.
  • Aparecen los gritos de alegría.
  • No controlan el abrir y cerrar de manos.

Sexto Mes

  •  Se apoya con más frecuencia sobre las manos, los brazos extendidos y levanta el tronco.
  • Cuando se sientan doblan las piernas y juegan con ellas.
  • Pueden darse la vuelta solos.
  • Se forman nuevos ruidos.
  • Juntan y separan las manos.
  • Los objetos se los cambian de una mano a otra.

 Séptimo Mes

  • Se ponen en posición de gateo.
  • Se apoyan en un brazo y con el otro pueden coger objetos.
  • Se sientan si ayuda.
  • Mantienen durante unos segundos su peso y se apoya en la planta del pie.
  • Pronuncian con mas claridad cadenas de sílabas.

Octavo Mes

  • Se levanta solo y se pone a gatear poco a poco.
  • Al ponerse de pié aun necesitan de un apoyo.
  • Sujeta dos objetos a la vez con las dos manos sin necesidad de soltar uno.
  • Se inicia la imitación.
  • Aparecen las sílabas dobles y repiten lo que escuchan, cuchicheando.
  • Descubren su imagen ante un espejo e intentan cogerla.

Noveno Mes

  • La espalda la ponen derecha y las piernas estiradas.
  • Aguantan el peso de su propio cuerpo y se ponen de puntillas.
  • Empiezan a tirar objetos de forma intencionada.
  • Aun no pueden coger objetos con la punta de los dedos.
  • Se reproduce la repetición de juegos como el golpear objetos en la mesa.
  • Aparecen las primeras sílabas dobles como “na,na”
  • Dan sentido a las onomatopeyas del lenguaje infantil como el Pío Pío dirigido hacia una jaula.
  • Se ve en el espejo y se sonríe, se empieza a reconocer y se extraña al verse.

Más información- Desarrollo del bebé a los 12 meses 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *