¿Existe de verdad el Síndrome del Nido?

Síndrome del nido

¿Estás embarazada y sientes una necesidad imperiosa de limpiar, ordenar y tener todo listo para cuando llegue tu bebé?. ¿Te ha dado por pintar las paredes, pulir suelos, cambiar la disposición de los muebles o realizar cualquier otro trabajo en casa que antes no hacías?. Si te sientes identificada, puede que estás viviendo lo que se conoce como “síndrome del nido”, un estado de hiperactividad que algunas mujeres experimentan en la recta final del embarazo y que afecta con más frecuencia a madres primerizas. Pero, ¿existe realmente el síndrome del nido o es simplemente un mito?

Si nos fijamos en los animales, vemos que muchas especies, tienen un comportamiento similar ante la inminencia de la llegada de sus crías. Las aves preparan el nido antes de poner e incubar sus huevos  y muchos mamíferos buscan cobijo, aislamiento e incluso construyen madrigueras, en los días u horas previas al parto. No es de extrañar, que las hembras humanas, como mamíferas que somos, sintamos el instinto de preparar el hogar para cuidar y proteger a nuestro bebé.

El síndrome del nido tiene además una explicación fisiológica. En las últimas semanas del embarazo, se incrementa la producción de oxitocina. Esta hormona, conocida como “hormona del amor” está implicada en múltiples procesos de la vida sexual y reproductiva, entre ellos las contracciones uterinas durante el parto, la lactancia y el instinto maternal que hace que nos enamoremos perdidamente de nuestro bebé y queramos darle la mejor de las bienvenidas.

Nido-corazón

Emocionalmente, el síndrome del nido es un reflejo de la ansiedad e incertidumbre que provoca la llegada del bebé. Ante una situación nueva y desconocida, muchas embarazadas, necesitan tener la sensación de que todo está perfectamente controlado y tener la tranquilidad de que todo va a ir bien desde el primer momento. En este sentido, la realización de algunas tareas puede resultar beneficiosa. Eso sí, es necesario tomar ciertas precauciones como evitar levantar objetos demasiado pesados que puedan hacerte daño, encaramarte a lugares peligrosos o no usar pinturas y productos de limpieza tóxicos. Además es importante respetar los tiempos de descanso ya que necesitarás hacer acopio de energías para el parto y el puerperio.

No todas las mujeres experimentan el síndrome del nido. Algunas mamás son un poco más inquietas mientras que otras asumen el embarazo de manera más relajada o ya han tenido experiencias con otros hijos y se sienten más seguras. Lo realmente importante es que, tanto si sientes el impulso de dejar tu casa impoluta, como si te encuentras más cansada o tranquila, disfrutes de cada etapa de tu embarazo.


Categorías

Embarazo
Etiquetas ,

Jasmin Bunzendahl

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa,... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *