Una exposición excesiva a la televisión aumenta el riesgo de ser víctima de acoso escolar

televisión-bullying

‘Too Much Television? Prospective Associations Between Early Childhood Televiewing and Later Self-reports of Victimization by Sixth Grade Classmates’, este es el nombre de un estudio que se acaba de publicar en Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics. Los investigadores plantearon de entrada la siguiente cuestión: ¿puede un consumo desmedido de televisión afectar a las competencias sociales e interpersonales de un niño?

El equipo de trabajo, liderado por la doctora Linda Pagani (de la Universidad de Montreal) plantea otra cuestión conexa: tener unas habilidades sociales pobres, estaría interfiriendo en una correcta gestión de los conflictos, y ello a la vez dificultaría el afrontamiento de retos sociales que se presentan en la escuela.

Se trata de un estudio prospectivo de cohortes que parece relacionar directamente una exposición excesiva de televisión a los 29 meses, con el aumento del riesgo de convertirse en víctima del acoso escolar a los 12 años. Además de ello, demasiada televisión perjudica el desarrollo intelectual de los peques, que se convierten en seres pasivos y poco tolerantes a la frustración, quizás porque se les transmite un modelo ‘hedonista’ de personalidad.

Los resultados apuntan a un aumento en los índices de victimización; de hecho se sitúa en un 6 por ciento el porcentaje de víctimas de bullying a los 5 años entre niños que veían la televisión a los 29 meses; mientras que a los 10 años, aumenta hasta un 10 %

Por supuesto que el estudio tiene en cuenta cómo (en ocasiones) convertirse en víctima de acoso escolar provoca un aislamiento social, que también es causante de que muchos niños y adolescentes se ‘refugien’ en los dispositivos tecnológicos, como forma de evasión. Y también valora otros factores además de la exposición a televisión, entre ellos la economía familiar, ser hijo de madres solteras, problemas conductuales, etc.

En la práctica y con el cambio de modelos sociales y familiares, son muchos (muchísimos, diría) los niños que recurren a televisión u otros dispositivos tecnológicos como entretenimiento, sobrepasando incluso las recomendaciones más extendidas (nada de televisión antes de los 24 meses / no más de dos horas en niños más grandes). Este es un tema que se debe replantear de manera más general. Y sin embargo pensando en la problemática del bullying, entiendo que se deban buscar las causas, pero en el punto en el que estamos, sobre todo se debe insistir en la prevención, y la implantación de una cultura de gestión de conflictos sin violencia, algo que ‘brilla por su ausencia’, y no solo en la actualidad, sino en las décadas anteriores.


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *