Extracción de la leche materna

El problema de la lactancia materna, es el trabajo que las mujeres quieren seguir ejerciendo, pero que les es imposible realizar, a no ser que se extraigan la leche del pecho y la dejen para la posterior toma del bebé. Para realizar esta tarea, se ha de estar bien informada sobre la conservación de esta leche tan especial.

Antes de extraer la leche del pecho, hemos de lavar con agua caliente tanto manos, como senos, recipientes y utensilios que se han de utilizar. A continuación, se comienza dando un masaje en el pecho en forma circular, en un lugar tranquilo, muy relajado, para ayudar así a que la leche baje. Las etiquetas para fijar la fecha de la extracción, han de estar preparadas. La forma de extracción de la leche, se puede hacer de diversas formas: manual, sacaleches manual o eléctrico, los cuales, pueden ser simples o dobles.

Para congelar la leche, ha de hacerse en el mismo momento de la extracción. Se recomienda hacerlo en recipientes pequeños, es una forma de calcular una toma del bebé y además es más fácil descongelar y evitar desperdiciar lo máximo posible.

Los recipientes para la congelación han de ser de plástico duro o bien bolsas esterilizadas especiales para ello. El vidrio no es recomendable.

La temperatura para mantenerla, depende de las horas de la duración. Si está recién extraída, se puede conservar en un recipiente cerrado a temperatura ambiente. Luego depende de las horas, las cuales, estarán en relación con los grados. Ejemplos:

-8 horas a 25º

-10 horas a 20º

-24 horas a 15º


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *