Fascinante parto de nalgas retratado por Karyn Loftesness

Parto de nalgas

La fotógrafa estadounidense Karyn Loftesness nos ha dejado boquiabiertos con esta imagen en la que vemos a una mujer pariendo a su bebé que venía “de nalgas”, En el post que acompaña esta excepcional fotografía, Karyn afirma que en los Estados Unidos es muy raro que un profesional de la obstetricia, asuma la responsabilidad de asistir un parto de estas características; aunque “afortunadamente hay médicos y matronas que no sólo son experimentados, sino que se dedican a formar a otros, para guiar partos de nalgas con seguridad.

Karyn, quien tiene 4 hijos, se declara apasionada de la fotografía de partos, y también es contratada para retratar embarazos y bebés. La imagen acaba de ser publicada, aunque corresponde a un trabajo del verano pasado que Loftesness no olvidará. Una presentación “de nalgas” significa que la pelvis del feto en situación longitudinal, se encuentra en contacto con el estrecho superior de la pelvis materna (según este documento de ProSego).

Es habitual que el feto realice por sí mismo una versión a cefálica entre las semanas 28 – 32 de forma espontánea, lo cual implica una re colocación de la postura; con posterioridad también es posible la versión, en gestantes multíparas (mujeres que ya han tenido hijos), o cuando existen polihidramnios (excesiva presencia de líquido amniótico).

Sin entrar (hoy) a hablaros sobre la versión externa, u otros aspectos asociados a la presentación de nalgas pasada la semana 32, me gustaría introducir brevemente su clasificación:

Parto de nalgas4

  • Presentación de nalgas puras, simples o francas; el feto tiene las extremidades inferiores extendidas en flexión ventral (pies a la altura de los hombros). Ocurre en un 65 a 70 por ciento de los casos.
  • Presentación de nalgas completas: se encuentra sentado con las rodillas y articulación de cadera flexionadas (aumentando el diámetro de la presentación); su frecuencia es muy baja.
  • Presentación de nalgas incompletas: uno o ambos pies o rodillas están en la vagina, y durante el parto puede producirse un prolapso de pies o rodillas.

Desde el punto de vista médico, hay criterios para intentar el parto vaginal y para practicar una cesárea; aunque teniendo en cuenta el proceso, un parto vaginal de nalgas y cefálico se desencadenan igual, solo que en el primero saldrán los pies y las nalgas antes. Teóricamente la postura no es la mejor para nacer, pues implica un riesgo para el bebé (por ejemplo porque durante el parto, quede aprisionado el cordón).

En un artículo de EPEN, citan al dr. Emilio Santos, quien señala que un parto de nalgas seguro debería ser atendido con algunas condiciones: que el comienzo sea espontáneo (no provocado), sin maniobra de Hamilton, que se de tiempo a la madre para dilatar, y que se respeten otras recomendaciones (como no realizar rotura artificial de bolsa, restringir las exploraciones vaginales, monitorizar para descartar prolapso de cordón, y animar a la madre a colocarse en la postura que desee). Sobre el último punto, observad que en la imagen de Karyn la madre está pariendo a cuatro patas (esto favorece posición correcta del dorso del bebé).

“Con la filosofía de favorecer la presión del fondo del útero que contribuye a evitar malposiciones de la cabeza y de los brazos y de que el bebé nazca por propulsión y nunca por tracción” (EPEN)

Imagen de portada — propiedad de Karyn Loftesness quien nos ha autorizado su reproducción.
Imagen — Pregmed


Categorías

Embarazo
Etiquetas ,

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *