Fases de la fecundación in vitro

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida que ha permitido a muchas parejas con problemas de fertilidad a conseguir su sueño de ser padres. Es cuando tienes que recurrir a esta técnica cuando te entran una y mil dudas acerca de este proceso. Aquí trataremos de explicaros con detenimiento cada una de las fases de la fecundación in vitro.

Esta técnica consiste en hacer la fecundación del óvulo con el espermatozoide en un laboratorio, en lugar de ser en el interior de la mujer. Es una técnica compleja que os pasamos a describir por fases.

1º Fase: estimulación ovárica

La primera fase consiste en estimular a la mujer para que pueda obtener varios óvulos maduros en el mismo ciclo menstrual. Cuantos más haya mejor, ya que habrá más posibilidades de que salgan embriones con buena calidad.

La estimulación ovárica se consigue a través de un tratamiento hormonal inyectable, además de otro fármaco para impedir que ocurra la ovulación demasiado pronto. La estimulación se inicia durante los primeros días de la regla, y suele durar unos 8-11 días aunque dependerá de cada caso en concreto. A través de ecografías se irá revisando la respuesta de los óvulos a la medicación. Una vez que llegan al tamaño deseado se provoca la ovulación y se programa la punción ovárica 36 horas después de ese último pinchazo.

2º Fase: punción folicular

Mediante una sencilla intervención de 15 minutos con una sedación donde no te enterarás de nada, los médicos extraerán los óvulos maduros con una fina aguja a través de la vagina. Mientras por otro lado se produce a la recogida de semen de la pareja, que será procesado para seleccionar a los mejores espermatozoides. En el caso de que no se pueda utilizar semen de la pareja se utilizará de donante.

Pasados unos 20-30 minutos de la punción folicular podrás ir a casa, y el resto del día se aconseja reposo y evitar esfuerzos.

3º Fase: inseminación

Una vez que se tienen los óvulos maduros y la muestra se semen procesada, se procede a realizar la inseminación. Es una de las últimas fases de la fecundación in vitro.

Hay dos formas de hacer la inseminación: introducir directamente un espermatozoide directamente en cada óvulo (ICSI) o poner en contacto los espermatozoides seleccionados con cada ovocito y esperar que la inseminación se producto sola. La técnica ICSI se realiza sobre todo en caso de bajo recuento espermático o con dificultades para fecundar al óvulo.

4º Fase: cultivo in vitro del embrión

Los embriones resultantes son observados en el laboratorio día tras día, y se mantienen en un ambiente adecuado para su desarrollo. Según su desarrollo los embriólogos analizarán y clasificarán los embriones según su morfología y capacidad de división.

Normalmente se mantienen unos 3 días en el laboratorio, aunque hay ocasiones que es necesario alargar el tiempo en el laboratorio hasta 5 días según cada situación.

5ºFase: Transferencia de embriones

Los embriólogos decidirán cuando es el mejor momento para la transferencia según cada caso. El procedimiento es indoloro y rápido, no requiere de sedación de ningún tipo. Con una fina cánula se introducen el o los embriones seleccionados (no suelen ser más de 2) para transferirlos al útero. El resto de embriones no seleccionados se congelan para poder ser utilizados en otra ocasión si fuera necesario.

Además a la mujer se le administra progesterona que es la hormona encargada de que se produzca la implantación de forma correcta. En unas 2 semanas tras la transferencia se le realiza un análisis de sangre para saber si se ha logrado el embarazo.

Suele tener un éxito de un 45% aproximadamente, pero el éxito de esta técnica de reproducción está afectada por muchas variables como la edad de ambos miembros de la pareja, causa de la infertilidad, … por lo que es conveniente que en casa caso os expliquen las probabilidades de éxito.

Pasar por este proceso es duro y desgastante, y en muchas ocasiones no recibimos las respuesta adecuada de nuestro entorno. Si tienes a una pareja cerca que esté pasando por un problema de fertilidad te contamos “Qué no decir a una pareja que tiene problemas de fertilidad”. 

Porque recuerda… cada vez más parejas tienen que recurrir a la fecundación in vitro. Saber más acerca del proceso puede ayudar con la sensación de pérdida de control que supone estos casos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.