Fecundación In Vitro

Los avances tecnológicos en la ciencia, han dado lugar a maravillas en la naturaleza como la fecundación In Vitro. Para muchas personas, esto supone un adelanto antinatural o fuera del alcance humano, pues este tipo de tema, no debe ser manipulado por el ser humano, pero dejando a un lado las creencias, la medicina, cada día avanza más y se dan resultados como este.

La fertilización o fecundación In Vitro, consiste en unir al espermatozoide y al óvulo fuera del cuerpo de la mujer, para ello, se extrae el óvulo y se fertiliza en el laboratorio. Seguidamente cuando este está fertilizado, se vuelve a colocar en el útero para que continúe la gestación.

Sus resultados son muy satisfactorios. El primer bebé probeta del mundo fue una niña, la cual,  nació en Inglaterra en 1978. Actualmente es toda una mujer sin ningún tipo de problema.

Para poder realizar esta intervención, la mujer se somete a un tratamiento hormonal que estimula la ovulación. Para extraer el óvulo, se seda completamente y si es necesario se le extrae más de uno.

Óvulos y espermas, son colocados en un mismo recipiente hasta que ocurre la fertilización, esta se realiza a través de un catéter. Los embriones sobrantes, se congelan por si no se consigue la gestación.

Esta intervención, es muy baja en riesgo. Las que pudieran tener son los embarazos múltiples (por implantarse en varios óvulos), el ectópico (se implanta en la trompa de Falopio en vez de en el útero), aborto espontáneo (no consigue el desarrollo) o complicaciones por la punción.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *