Fecundación paso a paso

fases fecundación

Lo vemos como algo tan natural que no somos conscientes del milagro que se produce en cada embarazo. Para que sea posible la fecundación tienen que estar perfectamente orquestados cada una de las variables posibles, que son muchas. Si estás buscando un bebé o ya lo tienes pero quieres saber más sobre cómo es el proceso del milagro de la vida, hoy os contamos como se produce la fecundación paso a paso.

La fecundación es la unión entre un óvulo y un espermatozoide en las trompas de Falopio. Pero este proceso que parece sencillo requiere que antes suceden otras cosas. Veamos cuáles son las fases para la fecundación humana.

La ovulación

Este proceso es indispensable para que ocurra la fecundación. Es el punto de inicio del proceso reproductivo. Sin un óvulo maduro que fecundar no puede haber embarazo. Durante el ciclo menstrual las hormonas de la mujer van regulando el crecimiento, maduración y liberación del óvulo. Por eso es tan importante conocer nuestros días de ovulación para conseguir quedarte embarazada.

La ovulación es un proceso del ciclo menstrual que suele suceder hacia la mitad del período de la mujer, entre el día 10 y el 21 aunque lo más habitual es hacia el día 14. Suceden una serie de cambios en el cuerpo de la mujer para poder llegar a tener ese óvulo maduro. Algunas mujeres notamos más los cambios que otras, pero si quieres saber más sobre este tema no te pierdas el artículo sobre “cómo calcular la ovulación”.

La primera fase de la ovulación es la fase folicular que comienza con la regla. En esta etapa se irán desarrollando los folículos que acogerán al óvulo. Los niveles de estrógeno aumentan para que se desarrollen correctamente y el óvulo maduro sea liberado. Estará disponible tan solo 24 horas para poder ser fecundado. Se suele recomendar comenzar 2-3 días antes de la ovulación, ya que los espermatozoides pueden permanecer vivos dentro de la mujer hasta 4 días.

El coito

Tras el coito, millones de espermatozoides son depositados a través del semen en la vagina de la mujer. Tienen que ascender y atravesar el útero para poder llegar hasta las Trompas de Falopio para conseguir su objetivo. Las Trompas de Falopio conectan los ovarios con el útero.

Pueden parecer muchos pero de los millones de espermatozoides que hay en el semen, solo unos pocos cientos llegarán al óvulo. Para que te hagas una idea de unos 200 millones que pueden llegar a tener solo unos aproximadamente 200 llegarán hasta el óvulo maduro. Los demás morirán por el camino, y solo uno será el elegido para atravesar las dos barreras del óvulo y conseguir la fecundación (o varios a la vez en el caso de embarazos múltiples).

Unión entre el óvulo y el espermatozoide

Es cuando por fin un espermatozoide consigue ser el ganador y atravesar las membranas del óvulo maduro, la corona radiada y la zona pelúdica. Para poder degradar la zona pelúdica es necesario más de un espermatozoide para conseguirlo, aunque solo uno podrá entrar. Una vez que entra el óvulo cambia el estado de su membrana que eran permeables a impermeables, para que no pueda entrar ninguno más.

Una vez que se unen, los espermatozoides pierden su cola y aumenta de tamaño, formando el pronúcleo masculino. Luego se posiciona cerca del núcleo del óvulo (o pronúcleo femenino). Si ambos están juntos es cuando pueden fusionarse. Este proceso culmina con la formación la primera célula del embrión: el cigoto.

En el caso de que no haya fecundación el óvulo es llevado al útero para que sea degradado a través de la menstruación y vuelta a empezar.

fecundación

Implantación

La implantación es la fase más delicada de la fecundación. Si no hay una correcta implantación no habrá embarazo a pesar de que el espermatozoide se haya fusionado con el óvulo.

Tras fusionarse, el óvulo fecundado viaja a través de las Trompas de Falopio hasta el endometrio para que el embrión se ancle y pueda continuar con su desarrollo. Solo en un 30% se anidará de forma correcta. De no ser así será expulsado del cuerpo y se comenzará otra vez con la menstruación.

Porque recuerda… estamos tan acostumbrados a ver embarazadas que no somos conscientes del milagro que es cada uno de ellos, y de lo poco fácil que es aunque parezca lo contrario.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.