Flotadores y manguitos son los peores sistemas de flotación para niños

Flotadores y manguitos

Por si no lo sabías, los manguitos y flotadores hinchables (la típica rueda de cuando eras niño) están considerados con sistemas de flotación peligrosos para los niños. Hace varias décadas también se veía a niños con la burbujita de corcho a la espalda, y si me apuráis, esta resulta más segura que los primeros; pero claro, los tiempos cambian, y puestos a escoger, nos iremos de cabeza a las tablillas de corcho que se anudan a la cintura, los bañadores con microcámaras de aire integradas, las “patatas” (o “churros”) y los discos de poliestireno de colores que se sujetan en los brazos (seguro que los habéis visto en alguna piscina).

El problema es que el material de flotadores y manguitos posibilitan la flotación (ese es el objetivo), y dan una sensación falsa de seguridad, de manera que en más de una ocasión los adultos dejan de supervisar al niño. Comportamiento que – por otra parte – es el que realmente asegura la prevención de accidentes.

Además, los manguitos se pinchan fácilmente, y pierden el aire; mientras que los flotadores en caso de volcarse, ocasionan una situación bastante límite. Además ¿no os ha pasado nunca que los manguitos no ajustan bien y se salen de los brazos?

Movilidad y seguridad

Por otra parte, si lo que se pretende es que el niño aprenda a desenvolverse en el agua, flotadores y manguitos no sirven, entre otras cosas porque los segundos pueden dificultar el movimiento del agua; además de que ninguno de los dos consigue que se mantenga una posición adecuada para el aprendizaje.

Flotadores y manguitos

La única ventaja atribuible a los sistemas cuyo uso pretendo desincentivar, es que posibilitan un buen equilibrio, pero ello solo sirve para aumentar la (falsa) conciencia de seguridad. En cambio un niño con cinturón de tablillas debe esforzarse para mantenerse derecho, con lo cual sus capacidades en el entorno acuático se potencian. Te he hablado de los discos de poliestireno, y una de las cosas buenas que tienen es que pueden ir retirándose discos conforme el niño avance.

Y los churros parecen ser las estrellas en este caso, ya que además de usarse individualmente sus extremos se unen, y puedes formar una especie de círculo en el que los niños más pequeños se sujeten

Recuerda que siempre debes vigilar a los niños en el agua, porque es cuestión de segundos que se produzca un ahogamiento si un peque se hunde sin atención


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *