Flujo blanco durante el embarazo, ¿es normal?

cambios en el flujo vaginal

Durante el embarazo se producen muchos cambios en el cuerpo de la mujer, necesarios para que pueda darse el propio embarazo. El flujo vaginal va sufriendo diversos cambios a lo largo de toda la gestación, por ejemplo, es muy común que hacia el principio del embarazo el flujo sea mucho más abundante de lo habitual.

Este aumento y otros cambios del flujo vaginal, está causado por los cambios hormonales y es algo que se considera normal dentro del embarazo. Se trata de una sustancia blanquecina con aspecto mucoso, no tiene olor y puede compararse con el cuajo de la leche. Este tipo de flujo en el embarazo se considera normal, no obstante, debes estar alerta ante cualquier cambio que podría estar indicando alguna complicación.

Signos de alerta ante los cambios del flujo vaginal

No dudes en consultar con tu médico si el aumento de flujo está acompañado de los siguientes síntomas:

  • Si el flujo es muy líquido. Lo normal es que sea blanquecino y con consistencia
  • En el caso de que tengas fiebre
  • Si el flujo desprende un olor desagradable o si tiene un color verdoso o amarillento

Estas señales suelen ser síntoma de una infección por hongos o por bacterias y es muy importante que el médico te ponga un tratamiento adecuado lo antes posible. De lo contrario, la continuidad del embarazo o la salud de tu bebé podrían verse comprometidos, además de la tuya propia.

Cómo debe ser tu higiene ante los cambios en el flujo

Embarazada con gripe

El aumento del flujo puede resultar incómodo, ya que la cantidad puede ser bastante elevada y mojar tu ropa interior con bastante frecuencia. Es muy importante que en este caso extremes la higiene en tu zona íntima, de lo contrario, la humedad podría ser un foco de infecciones y proliferación de hongos y otras bacterias.

Así debes cuidar tu higiene íntima durante el embarazo:

  • Utiliza ropa interior de materiales naturales como el algodón, evita las fibras sintéticas
  • Procura mantener la zona vaginal siempre bien seca. Si es necesario, cambia tu ropa interior veces al día para evitar la humedad
  • Utiliza protectores para la ropa interior, cámbialos con frecuencia para evitar infecciones
  • Es fundamental que extremes la higiene vaginal, lávate varias veces al día y utiliza un jabón neutro específico para la zona íntima

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.