Fomenta la creatividad en los niños: cómo hacer un cuento

A veces tenemos que buscar formas de entretener a nuestros hijos, porque fuera haga mal tiempo y porque es necesario pasar tiempo entretenido con ellos. Cuando hacemos cosas que les gusten especialmente, fomentamos los lazos entre padres e hijos.

Hay muchas maneras de pasar tiempo con los niños, y una de ellas es haciendo manualidades. Cuando dejamos que los niños desarrollen su creatividad, permitimos que expresen el mundo tal y como ellos lo ven. Si además lo hacen con la complicidad de sus padres, para ellos es aun más valioso.

Por otra parte, es necesario fomentar el amor por la lectura en los niños. A través de un cuento podemos vivir imposibles aventuras, conocer mundos mágicos y seres de otros mundos. Para un niño, un cuento lleno de aventuras y colores será una vivencia vital.

De un libro se aprende, se desarrolla la imaginación y se activa la creatividad. Por lo que si unimos la diversión de las manualidades y la fantasía de los cuentos, podemos encontrar una magnifica actividad para hacer en familia.

Cómo hacer un cuento con niños

Llevarlo a cabo es sencillo, solo necesitas folios, lápices de colores, una cartulina de un color llamativo y un trozo de cuerda.

Lo primero es pensar en los personajes, todo esto es trabajo de los niños, tú les ayudarás a ponerlo todo en orden. Pero realmente es una actividad para que ellos desarrollen su imaginación.

Escribid en una hoja los nombres de los personajes que se les ocurran. A cada personaje, asignarle una edad, una imagen y una personalidad concreta. Pide a los niños que le otorguen una cualidad individual a cada uno.

Una vez que tengáis la lista hecha, comenzar a pensar en la historia. Para un niño o una niña, inventar una historia es muy sencillo. Así que no te preocupes porque seguro que tienen muchas ideas.

Una vez que hayan pensado de que quieren que trate su historia, coge varios folios y dobla por la mitad. En cada carilla, debe aparecer una parte de texto y una ilustración que corresponda con la parte de la historia que se cuenta.

Si los niños tienen suficiente edad y saben escribir pueden hacerlo ellos mismos. Si aun no saben, escribe tu con un lápiz sin que quede demasiado marcado, para que los niños lo puedan repasar con un color. Así además se sentirán más mayores porque están escribiendo.

En cada lado de la hoja debe aparecer una parte de la historia, usando los personajes que ya teníais preparados. Ayúdales con la unión entre personajes, para que les sea más fácil entrelazar las historias.

Puede tener tantas páginas como su imaginación permita. Pero que no tenga demasiadas hojas para que no se quede muy abierto por el centro.

Si la trama del cuento es muy larga, podéis hacerlo en capítulos, así tendréis planes para otros días. Aprovecha la ocasión y enséñales que quiere decir trilogía, o saga. Será una forma perfecta de que aprendan algo de literatura.

Una vez que tengáis varios folios completos, llega en momento de crear la portada del cuento

Necesitáis una cartulina, coloca sobre ella un folio del mismo tamaño del que hayáis utilizado para escribir el cuento. Dibuja sobre la cartulina dejando 2 centímetros por todos los lados. Recortad la cartulina y doblad por la mitad.

En la cara delantera tenéis que poner el título del cuento y hacer un dibujo que lo describa. En la parte interior, escribir el nombre de los autores y la fecha.

Ahora, coge los folios del cuento, en la parte interior señala dos puntos donde haréis dos agujeros. No hace falta que los midas pero intenta que queden lo mas simétricos que puedas. Con unas tijeras o si tienes un punzón, haz un agujero en todas las hojas.

El agujero no debe ser demasiado grande, solo lo suficiente para que pueda pasar la cuerda. Para unirlo podéis utilizar un lazo de color, lana trenzada o cuerda de colores, lo que más os guste.

Introduce la lana por los agujeros, de dentro hacia fuera, de forma que queden los extremos por fuera. Anudar con un lazo o con un nudo, o como más os guste.

Y listo, tenéis vuestro primer cuento original. Seguro que los niños se lo enseñaran a todos sus amiguitos, y no dudes que te pedirán repetir, continuar con la historia o escribir una nueva.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *