Golpe de calor en niños y bebés: ¿Qué es y cómo prevenirlo?

Los bebés, los niños y las personas mayores son muy sensibles a los cambios de temperatura y especialmente vulnerables a las altas temperaturas. Por esta razón en verano hay que extremar las precauciones para evitar las exposiciones excesivas al sol y la falta de hidratación que son las causas principales de sufrir un golpe de calor.

¿Qué es un golpe de calor?

Se trata de una alteración grave del mecanismo de regulación térmica del cuerpo ocasionada por un exceso de calor en el cuerpo. El golpe de calor es una respuesta del organismo frente a una importante pérdida de agua y sales minerales a través del sudor.

Es necesaria una intervención inmediata ya que sus efectos pueden dañar al corazón, el cerebro, los riñones y los músculos. Cuando más se retrasa el tratamiento mayor es el riesgo de sufrir graves complicaciones e incluso la muerte.

Síntomas de un golpe de calor en niños

  • Temperatura corporal elevada (por encima de los 39 grados)
  • Piel caliente, seca y enrojecida
  • Deshidratación
  • Sed intensa
  • Pulso fuerte y acelerado
  • Dolor de cabeza
  • Confusión
  • Desmayos y posible pérdida de conciencia
  • Somnolencia
  • Mareos, náuseas y/o vómitos

Cómo actuar frente a un golpe de calor

  • Contacta inmediatamente con el servicio de urgencias (112)
  • Lleva al niño a un lugar más fresco a ser posible con ventiladores o aire acondicionado
  • Mantenlo tumbado y con la ropa aflojada
  • Refresca la cabeza, el cuello, las axilas y las ingles como sea posible (paños, toallas, sábanas o esponjas húmedas, compresas de hielo, abanicos, etc.)
  • En caso de pérdida de consciencia no hay que dar líquidos al niño y se debe empezar cuanto antes las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

¿Cómo actuar frente al golpe de calor en un bebé?

  • Contacta inmediatamente con el servicio de urgencias (112)
  • Ofrécele el pecho y/o agua
  • Llévalo a un lugar fresco y ventilado
  • Quítale toda la ropa. Esta dificulta que el sudor se evapore y enfríe su cuerpo
  • Refresca su cuerpo con un baño con agua fría o una ducha fresca

Consejos para prevenir un golpe de calor

  • Ofrece frecuentemente agua al niño aunque no la pida o no sienta sed. Es recomendable evitar las bebidas muy frías y las azucaradas.
  • Evita las comidas calientes y/o copiosas.  Es mejor ofrecer varias comidas ligeras a lo largo del día ricas en agua y sales minerales (frutas de verano, polos, helados o granizados de fruta, ensaladas, verduras frescas, sopas y cremas frías, etc.)
  • Protege siempre la cabeza de tus hijos con sombrero, gorra, pañuelo o similar.
  • Usa siempre cremas de protección solar  FPS +50.  El protector solar se debe aplicar cada dos horas aproximadamente. Si el niño nada o suda mucho, aplícaselo con mayor frecuencia.
  • Evita las exposiciones prolongadas al sol especialmente durante las horas centrales del día (entre las 11.00 de la mañana y las 16.00 horas de la tarde)
  • No debe realizarse ningún tipo de actividad física intensa durante las horas más calurosas del día. Dejad las actividades físicas para las primeras horas de la mañana o últimas de la tarde que son momentos más frescos.
  • Baña o rocía a tu hijo con agua fresquita siempre que sienta calor.
  • No dejes nunca y bajo ninguna circunstancia al niño solo dentro del coche, incluso si las ventanillas están abiertas. Las temperaturas dentro de un coche pueden llegar subir más de 7 grados en 10 minutos. Esta es una de las causas frecuentes de muerte en niños por golpe de calor.

Otras recomendaciones

  • Mantén tu hogar lo más fresco posible. Baja las persianas y toldos, usa el aire acondicionado, ventiladores, etc. Si no estáis frescos en casa es recomendable pasar algunas horas al día en algún sitio o establecimiento refrigerado (centros comerciales, bibliotecas, ludotecas, etc.)
  • Vístelos con ropa clara y de tejidos ligeros.
  • El calor puede hacer que tu hijo se sienta más cansado de lo habitual y necesite descansar o incluso dormir una siesta.

Debes acudir al pediatra o servicio de urgencia si el niño sufre mareos, quemaduras en la piel o se queja de dolores de cabeza.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Mamá orgullosa de un chico en plena adolescencia. Enamorada de la vida y la naturaleza. Amante de la literatura, la fotografía y la danza desde mi infancia. Autodidacta por naturaleza y con infinitud de proyectos con los que sueño despierta. Especializada en psicología infantil, mi profesión es mi pasión. Siempre me ha sorprendido la curiosidad de los niños por el descubrimiento y su potencial creativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.