Granos en los pezones: ¿por qué aparecen?

granos en el pecho

Los corpúsculos de Morgagni son glándulas sebáceas pequeñas e inofensivas. Aunque a veces puede ser algo más que eso, como veremos más adelante.

En la mayoría de los casos, la presencia de corpúsculos (o tubérculos) de Montgomery se asocia con circunstancias como el embarazo, la pubertad y la menstruación. Más raramente, por exceso de estrés oxidativo, cambios bruscos de peso, cáncer de mama, uso de determinados fármacos, uso habitual de un sujetador demasiado ajustado, etc.

Si alguna vez os habéis preguntado por qué aparecen granos en los pezones, encontraréis la respuesta en este artículo. ¡No os lo perdáis!

Probablemente hayáis notado alguna vez esos pequeños granos en los pezones que incluso pueden cambiar levemente de forma con el tiempo. ¿Son inofensivos? ¿Por qué aparecen? Os anticipo que no hay nada de que preocuparse.

granos en el pecho corpúsculo de Morgagni

¿Qué son los corpúsculos de Morgagni?

Los tubérculos de los corpúsculos de Morgagni o Montgomery son cada uno de los nódulos pequeños y esponjosos ubicados en la areola de la mama. Consisten en grandes glándulas sebáceas ubicadas inmediatamente debajo de la superficie areolar. También se conocen como tubérculos de Morgagni.

¿Qué función tienen los corpúsculos de Morgagni?

Los tubérculos de Montgomery mantienen los pezones lubricados y en buen estado, ya que producen aceites naturales cuya función es regular el pH y proteger los pezones de cualquier tipo de infección.

¿Es normal tener granos en los pezones?

Mujer estresada

Sí, esto es absolutamente normal. Todas las mujeres tienen entre 4 y 28 tubérculos de Montgomery alrededor de la areola o el pezón, que varían en tamaño y grosor según la persona. Además, los cambios también pueden ocurrir por las siguientes razones:

  • Estrés.
  • Durante y en los meses posteriores a un embarazo.
  • Poco antes y durante la menstruación.
  • Cambios hormonales.

En estos casos son más evidentes a la vista y al tacto. Sin embargo, estos tubérculos o «espinillas» no son sensibles y no causan dolor.  Asimismo, cuando ya no estamos en estas situaciones, los tubérculos recuperan su tamaño normal.

¿Qué precauciones se deben tomar en caso de tener corpúsculos en los pezones?

Mujer embarazada o durante la lactancia

Para las mujeres embarazadas existe una serie de consejos que pueden seguir si no quieren tener estos tubérculos tan grandes. Aunque los tubérculos de Montgomery son naturales, se debe tener cuidado de no alternar sus funciones y de mantener los pezones protegidos tanto como sea posible.  

Según las estadísticas más recientes, los tubérculos de Montgomery se encontrarían en 3-5 mujeres embarazadas de cada 10 (por lo tanto, en el 30-50% de los embarazos). Con estos datos numéricos, me gustaría recordar que no todas las mujeres embarazadas tienen tubérculos de Montgomery.

sujetador

Cambiar el sujetador

Es importante cambiar el sostén tan pronto como los senos comiencen a crecer y los tubérculos, o granos, comiencen a aparecer o agrandarse. De esta forma evitaremos irritaciones y daños en los pezones.

  • El pecho, de hecho, se ve afectado por la opresión del sujetador, por eso os invitamos a que lo cambiéis en cuanto empecéis a notarlo demasiado apretado.

Las mujeres embarazadas, cuyos pezones son más sensibles, deben usar sostenes naturales, sin aros ni tirantes que puedan doler.

La higiene es fundamental

El área de los senos puede estar expuesta a la sudoración (debido a las temperaturas) y la fricción. Por tanto, es fundamental limpiarlo con jabones de pH neutro para evitar afectar las glándulas mamarias y los tubérculos de Montgomery. Esto no solo mantendrá el área limpia y libre de bacterias, sino que también ayudará a eliminar el sudor, las secreciones y el acné.

crema hidrtatane

Además, se recomienda utilizar una crema hidratante adecuada al embarazo, para mantener la piel en buen estado y así evitar las molestias por sequedad.

Evitar aplicar sustancias aceitosas en los senos

Si nos ponemos productos aceitosos en el pecho esto favorece la hinchazón de los tubérculos de Montgomery.

Mujer no embarazada

Para una que no está embarazada, los tubérculos de Montgomery pueden ser una especie de defecto, especialmente cuando son grandes. En tales circunstancias, existen varios remedios naturales para reducir los tubérculos de Montgomery, como por ejemplo:

  • Aplicar sobre el pecho una toalla empapada en agua tibia durante unos 20 minutos. El momento ideal para implementar este remedio es por la noche, antes de conciliar el sueño.
  • Beber más agua. El agua ayuda a eliminar el exceso de sebo de los conductos excretores de las glándulas de Montgomery.
  • Seguir una dieta saludable, baja en sal, azúcar y grasas. El exceso de estos productos en la dieta favorece el agrandamiento de las glándulas de Montgomery y, en consecuencia, el tamaño de los tubérculos de Montgomery;
  • Aplicar gel de aloe vera en los pezones y en la areola, combinado con manteca de karité y/o manteca de cacao. El gel de aloe absorbe sustancias grasas como las que contiene el sebo.
  • Aplicar una solución acuosa con té verde disuelto. El té verde es un agente antioxidante que combate los radicales libres y limpia los conductos excretores de las glándulas de la piel como las de Montgomery.
  • Aplicar una loción a base de calamina en el pezón y la areola. La calamina actúa absorbiendo el exceso de sebo presente en los conductos excretores de las glándulas de Montgomery. El mejor momento para practicar este remedio natural es por la noche, antes de acostarse.
  • Lavarse los senos con limpiadores cutáneos a base de peróxido de benzoilo. El peróxido de benzoilo reduce la producción de sebo por las glándulas de Montgomery.

¿Qué hacer si persisten los tubérculos de Montgomery?

Cuando los tubérculos de Montgomery persisten a pesar del tiempo y el uso de los remedios naturales enumerados anteriormente, vuestro médico podría proponer, como solución, extirparlos  mediante una intervención quirúrgica. La cirugía en cuestión no es nada invasiva, sin embargo, podría comprometer la capacidad de amamantar. Esto es de interés para las pacientes que pretenden, tarde o temprano, tener hijos.

Si te ha gustado este artículo ¡no dudes en compartirlo con tus amistades! :). Si tienes cualaquier duda deja un comentario y te responderemos encantados lo antes posible.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.