Hábitos para criar a un hijo bien equilibrado

Son muchas las cosas importantes que intervienen en la formación de los niños, en su desarrollo físico y emocional. Existen métodos y técnicas que se utilizan en la educación de los hijos para modificar su comportamiento. Nadie dijo que la crianza de los hijos fuese algo sencillo, todos los padres y madres saben que es complicado. Si los padres no son cuidadosos en la educación de sus hijos y se dejan cosas importantes de lado, es posible que haya consecuencias negativas.

Son muchos los padres que se centran en la disciplina para educar a sus hijos, en una disciplina de uso tradicional para modificar el comportamiento, haciendo uso de normas obsoletas que nada ayudan a un real cambio de comportamiento. En ocasiones los padres solo quieren conseguir resultados y pierden de vista el panorama general de la situación que tienen delante. 

Hay algunos aspectos que se deben tener en cuenta para poder tener una buena crianza con los hijos, céntrandote en cosas importantes para padres e hijos y sobre todo, para poder criar a niños bien equilibrados emocionalmente. Si un niño está bien equilibrado emocionalmente, será capaz de conseguir cualquier cosa que se proponga.

La relación con los hijos

La relación que tienes con tu hijo es la influencia más grande que puede haber para su desarrollo. Esta relación será un ejemplo de cómo serán las relación de tus hijos con el resto de personas durante toda su vida. Si tienes una relación saludable basada en el respeto, empatía y compasión, eso es lo que tendrá tu hijo el resto de sus vidas. De esta manera tus hijos crecerán esperando esto de las relaciones y no querrán conformarse con menos. 

Si en cambio, tu relación con tus hijos se basa en el control, la coacción o la manipulación, solo tendrá problemas en las relaciones interpersonales con los demás.

La influencia que tienes en la relación con tus hijos proviene de las buenas maneras. Es probable que los niños escuchen y cooperen más con los adultos si están conectados emocionalmente. En otras palabras, si construyes una confianza y una comunicación abierta cuando son pequeños, eso tendrá buenos frutos cuando ya no sean tan pequeños. Tu apego ayudará a que el cerebro de tu hijo se desarrolle sanamente.

Tu perspectiva

Cuando miras a tu hijo, ¿a quién ves? ¿Ves también lo positivo y lo negativo? La forma en que piensas acerca de tus hijos influye en la forma de tratarlos. Tus pensamientos también están influenciados por la forma en la que te sientes durante el día (tanto física como emocionalmente). Si tu hijo por ejemplo tiene dos años y piensas que está en ‘los terribles dos años’, solo pensarás en las cosas terribles que puede hacer y querrás corregirlas constantemente, generándote estrés y frustración constante.

Trata de convertir estos pensamientos negativos en pensamientos positivos. Por ejemplo, si tu hijo tiene dos años, no pienses que está en los terribles dos años, si no que piensa que está en una etapa preciosa de su crecimiento donde te empieza a mostrar su personalidad y rasgos de su identidad. Trata de ver las posibles malas conductas como una forma de comunicarse contigo y nunca como una forma de manipulación sinsentido.

También observa tu tono y lenguaje. Es necesario tener especial cuidado con el lenguaje que usas para describir a tus hijos. Tus hijos se harán una idea de ellos mismos dependiendo de lo que digas de ellos. Evita las etiquetas, puesto que si dices que tus hijos ‘son traviesos’, ‘tontos’ o ‘malos’, así serán… Porque es lo que tú piensas de ellos.

La relación con tu pareja

Tus hijos están viendo y aprendiendo de ti cada día. La forma en tú y tu pareja tenéis una relación también estará afectando directamente al equilibrio emocional de tus hijos.  Unos padres felices (juntos o separados) criarán a niños felices.

El fundamento de una familia feliz es una relación fuerte y amorosa entre la pareja y los niños. Lo único, lo más importante que puede hacer por tus hijos es hacer todo lo posible para tener la mejor relación posible con tu pareja o ex pareja (pero también progenitor de tus hijos). Si ven una relación sana de apoyo, se reflejará y esto les ayudará a convertirse en personas bien equilibradas emocionalmente.

El ambiente de tu hogar

La atmósfera y el clima de tu hogar es muy importante en todos los casos. Si hay discordia o un ambiente tóxico dentro de tu hogar, tus hijos lo recibirán todo y el clima estará afectado. ¿Alguna vez has ido al hogar de alguien o has entrado en algún sitio donde solo se transmitía un ambiente negativo? Un hogar tiene que ser el refugio de quienes habitan en él y por eso hay que luchar para que se convierta en un lugar seguro, cálido, acogedor y amoroso para todos los miembros de la familia.

La mejor manera de mantener a los niños en casa es hacer que la atmósfera del hogar sea agradable y dejar salir cualquier cosa que pueda contaminar el ambiente o vuestros corazones.

Cómo te relacionas con los demás

Cómo tratas al cajero del banco, al empleado de la tienda o a cualquier otra persona también influye enormemente en tus hijos. ¿Cómo tratas a tus padres o a tus suegros? Porque tus hijos están observando tu ejemplo. Dar ejemplo es el único medio para poder influenciar a otro realmente.

¿Estás involucrado en tu comunidad? Aparte de dar buen ejemplo, hay lecciones valiosas que se pueden aprender del voluntariado, apoyar una causa local, etc. Al ver cómo tus actos pueden influir en muchas vidas, les dará un sentido de responsabilidad y reforzará los buenos valores en tus hijos.

Estos son algunos hábitos que todos los padres deben tener en cuenta para criar a hijos bien equilibrados emocionalmente y para poder así, construir una relación mucho más sana y estable entre padres e hijos. Los padres son lo más importante para los hijos y por eso, es necesario tener en cuenta el día a día para poder influenciarles positivamente.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Varios

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.