Cómo hablar con los hijos acerca del divorcio

hablar con adolescentes

Hay padres que deben sentarse ante sus hijos para hablar sobre qué es el divorcio y cómo afectará a la familia. Con cuidado y con suavidad deben transmitir a los hijos que papá y mamá dejarán de vivir juntos y que lo harán en casa diferentes, pero que los niños podrán verles con regularidad. Es muy importante centrar la información en que ambos progenitores se quieren y que aman a sus hijos por encima de todas las cosas.

La forma de hablar sobre el divorcio dependerá de las edades de los niños y de su capacidad para entender las cosas que han sucedido, aunque es necesario tener algunos puntos en cuenta para que la conversación pueda ser lo más clara posible. Los niños deberán tener absoluta libertad para poder preguntar cualquier aspecto que necesiten aclarar en sus mentes. 

Si los padres no se sienten capacitados para poder afrontar la situación pueden buscar asesoramiento profesional para poder escoger la información necesaria que deben dar a los hijos pero sin llegar al punto de abrumarlos o preocuparlos. En ocasiones los padres al dejar de ser pareja pueden empezar a tener ciertas discrepancias y es necesario que, por el bien de los hijos, se busque un asesor externo que pueda buscar el equilibrio en esta comunicación tan importante.

Cuando dos personas que se querían se divorcian y además tienen hijos en común puede ser una situación bastante complicada. Los niños pequeños suelen ser bastante egocéntricos y pensar (y sentirse culpables por ello) que sus padres se divorciarán por su culpa. Será necesario que los padres ayuden a los niños a adaptarse a la realidad del divorcio y esto empezará, con una buena comunicación y explicándoles qué es el divorcio exactamente.

Y tú... ¿eres un padre igualitario?

Para poder tener una buena conversación y que los niños no sientan miedo ni tampoco incertidumbre, será necesario tener algunas cosas en cuenta.

Tres factores para que los niños entiendan bien el divorcio

Hay tres factores que ayudan a los niños de cualquier edad a superar y ajustarse después del divorcio de sus padres:

  • Tener una fuerte relación con ambos padres (siempre que sea posible y el niño quiera hacerlo).
  • Que los padres estén de acuerdo en el estilo de crianza (ambos deberán mantener la capacidad de crianza en los hijos independientemente de las circunstancias personales que les rodean).
  • Exposición mínima al conflicto. Los niños no deberán presenciar ningún tipo de conflicto entre los padres.

Realmente son tres puntos algo complicados de lograr para muchas familias, sobre todo si entre los progenitores hay discrepancias o una mala relación. Pero por el bien de los hijos (que ellos no tienen la culpa de los problemas de los adultos), será importante llevarse bien para que los niños puedan tener un buen desarrollo social y emocional.

Fomentar el vínculo con ambos progenitores

El niño o niña cuando se habla de divorcio puede sentir que en cierto modo está perdiendo la relación de un padre o de una madre y que cuando acabe el proceso alguno de los dos se separará de su vida para siempre. Pueden ser muchas las circunstancias que puede hacer pensar a un niño que nada volverá a ser cómo antes. Es importante que el niño entienda que el divorcio no es una despedida, sólo es una transición para un cambio en la vida de todos, pero que es un cambio para mejor, para que todos puedan estar felices y disfrutar de la vida sin tener que sufrir relaciones tóxicas que sólo harían daño emocional.

niño y padre hablando sobre los desastres en el mundo

Además, los padres tendrán la obligación de fomentar los lazos emocionales propios y el respeto en relación hacia el otro padre. Si denigras al otro padre delante de tus hijos, sólo estarás afectando a la relación de todos y por si fuera poco, estarás haciéndole daño de forma implícita a tu hijo. Si no te llevas bien con su padre, recuerda lo siguiente: siempre será su padre.

Fomentar una buena crianza por ambas partes

Cuando hables con tus hijos sobre el divorcio deberás mantener cualquier cuestión que no sea competente en ese momento. No hables cosas que los niños no comprenden delante de tus hijos, obtén ayuda externa si es necesario, busca asesoramiento para que te ayuden a potenciar una buena relación con tu ex pareja antes de hablar con tus hijos. Vuestros hijos necesitarán ver en vosotros un modelo a seguir, un modelo que sabe lo que quiere y cómo lo quiere, y sobre todo, un modelo de respeto al otro (a pesar de las circunstancias).

En este sentido, quizá sea apropiado que se lleve a cabo una educación para padres, para que sean capaces de pensar y priorizar lo que realmente importa: sus hijos. Ni la lucha, ni el dinero ni el poder… lo realmente importante es la felicidad de los hijos. Son seres inocentes en desarrollo que se merecen todo lo mejor, y por ellos, es necesario concentrar todas las energías para conseguirlo. Un psicólogo de parejas puede ayudaros a conseguir una buena interacción con vuestros hijos y a que os llevéis mejor.

pareja bebe hablar

Nada de conflictos

Cuando estéis hablando con los niños, es necesario que dejéis los conflictos a un lado y que os vean lo más tranquilos posibles. Necesitan vuestra calma, vuestra serenidad y sobre todo, vuestra confianza para saber que lo que va a pasar con el divorcio, realmente es la mejor opción para todos. Si cuando estáis hablando con vuestros hijos notáis que habrá un conflicto, deberéis tener la responsabilidad de detenerlo antes de que comience. 

Si crees que puede haber conflictos cuando queráis hablar con vuestros hijos sobre el divorcio (o en cualquier otro momento), será necesario seguir estos consejos:

  • Limita las conversaciones cuando habláis con los hijos. Hablad con los hijos, no entre vosotros.
  • No utilices a tus hijos para enviar mensajes a tu ex pareja.
  • Si tienes que hablar cosas con tu ex que puede acabar en discusión lo mejor es hablarlo por otras vías menos afectivas: el correo electrónico, un libro de notas, el whatsapp, etc. Así cuando habléis con vuestros hijos ya os habréis dicho todo sin necesidad de discutir. ¡Pero mantén una actitud de respeto en todo momento!
  • Respeta el tiempo en el que el otro padre hable con los niños, respeta también la privacidad que necesiten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *