Hacer ejercicio antes del embarazo puede ayudar a evitar el dolor de cintura pélvica

Hacer ejercicio antes del embarazo puede ayudar a evitar el dolor de cintura pélvica

Si te estás planteando tener un hijo y no hacer ejercicio con regularidad te interesará saber que hacerlo será muy beneficioso para ti. Una investigación reciente publicada en la revista British Journal of Sports Medicine ha encontrado que hacer ejercicio hasta cinco veces a la semana antes del embarazo puede ayudar a evitar el dolor de cintura pélvica, un término general que se refiere a cualquier tipo de dolor asociado con los cambios en las articulaciones y ligamentos provocados por el embarazo.

Según los investigadores, las actividades de alto impacto, como correr, los juegos de pelota las actividades aeróbicas pueden ser las más útiles

Dolor de cintura pélvica y ejercicio

El dolor de cintura pélvica es relativamente común en las mujeres embarazadas y puede prolongarse hasta un año después del nacimiento. Este dolor  se ha vinculado a la reducción de la actividad física durante el embarazo, que en sí es un factor de riesgo para las complicaciones del embarazo.

Los investigadores analizaron si el ejercicio regular antes del embarazo podía afectar al riesgo de desarrollar dolor de cintura pélvica en más de 39.000 mujeres que estaban esperando su primer hijo entre 2000 y 2009.  Durante su semana 17 de embarazo, cuando asistieron a la clínica para una ecografía de rutina, se les preguntó sobre el tipo y frecuencia del ejercicio  llevaron en los tres meses antes de quedarse embarazadas.

La mujeres que habían realizado ejercicio antes del embarazo mostraron menos incidencia en la experimentación de dolor de la cintura pélvica en la semana 30 que las que no hacían ejercicio. Las que reportaron dolor de cintura pélvica eran más propensos a fumar, tener sobrepeso. También eran más jóvenes (menores de 25) y tenían un historial de depresión y dolor de espalda baja. Las que  no informaron de dolor eran más propensas a haber realizado ejercido entre tres y cinco veces a la semana antes de que quedarse embarazadas, especialmente aquellas que participaron en ejercicios de alto impacto, como correr, ejercicios aeróbicos y juegos de pelota.

Después de tomar en cuenta los factores influyentes, como la edad, el peso (IMC), el nivel de instrucción, el tabaquismo y antecedentes de dolor de espalda, el ejercicio de alto impacto realizado de tres a cinco veces a la semana se asoció con un riesgo un 14% menor de desarrollar dolor de cintura pélvica en la semana 30 de embarazo.

Se trata de un estudio observacional así que no hay conclusiones definitivas sobre causa y efecto que se pueden sacar, pero los investigadores apuntan a los efectos analgésicos conocidas de ejercicio entre las personas que no están embarazadas o que tienen dolor crónico, como resultado de la sensación de bienestar que producen las endorfinas segregadas por el ejercicio físico de alto impacto.

“Reconociendo las limitaciones de nuestro estudio, estos resultados subrayan la importancia de promover el ejercicio regular entre las mujeres en edad fértil”, concluyen los investigadores.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *