Llega Halloween ¿Chuches si o no? Si, pero con moderación

halloween

A todos los padres nos preocupa que nuestros hijos tengan una alimentación sana y en ocasiones, no tenemos claro si es buena idea prohibir el consumo de chucherías a los pequeños.

Las fiestas de cumpleaños o las celebraciones del cole no son lo mismo para los pequeños si no se acompañan de una buena cantidad de chuches…

En unas semanas llegará la primera celebración del curso escolar, Halloween que desde hace algunos años también en nuestro país se celebra con muchos sustos y muchas chuches…¿Que hacemos? ¿Dejamos que coman las chucherias que quieran?

¿Es sano que nuestros hijos coman chucherías?

Una de las epidemias de nuestro tiempo es la obesidad. Según la OMS la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública mas graves del siglo XXI.

Para evitar el sobrepeso y la obesidad infantil es fundamental combinar una dieta variada y sana con ejercicio regular.

Todos sabemos que no es aconsejable que los niños tomen chucherías o bollería industrial habitualmente.

A veces utilizamos las chuches como merienda rápida o como postre. Es importante plantearnos que la cantidad de azúcar y grasas que los ofrecemos en un solo snack o dulce es la misma que con una comida completa, pero mucho menos sana.

En los postres, las meriendas o las medias mañanas lo mejor es ofrecerles fruta o lácteos.

Otro gran problema de que los niños abusen de los dulces es la producción de caries. Después de comer chuches los niños no suelen cepillarse los dientes y ya se está convirtiendo en habitual ver en las consultas de los dentistas a niños con caries incluso en los dientes de leche.

chuches

¿De que están hechas las chucherías?

El ingrediente fundamental de los caramelos y gominolas es el azúcar, junto con colorantes, sabores artificiales y otros aditivos. Aportan, fundamentalmente azúcares sencillos. Nutricionalmente aportan bastante poco, sin embargo, aportan gran cantidad de “calorías vacías”. 100gramos de gominolas aportan entre 335 y 380 calorías.

En el caso de los aperitivos de patata o maíz, a ese componente principal se le añaden diferentes aceites, aromas y aditivos.

Cada 100 gramos aportan unas 500 calorías. El problema es que, además, aportan gran cantidad de grasa, alrededor de 25g por cada 100g de producto.

snack-salados

Pero, ¿Nunca chuches?

Prohibir las chuches no suele ser buena idea.

Si todos los demás niños comen chucherías y él nunca lo hace, seguro que lo desea con mas intensidad y cuando tenga oportunidad se dé un atracón.

Si procuramos que la base de su alimentación sea nuestra famosa y mas que sana dieta mediterránea y mantienen una buena actividad física tendrán una correcta nutrición y unos buenos hábitos.

De forma que comer de forma puntual unas gominolas o una bolsa de patatas fritas no les va a hacer ningún daño y supondrá toda una celebración…

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *