Halloween: Noche divertida de miedo para los más pequeños

Halloween es una noche donde predomina el terror, pero los más pequeños de la casa se lo pasan en grande.

Pese a que en la noche de Halloween renacen malhechores, aparecen zombies que vagan por las calles y llaman diabólicos muñecos a la puerta, los niños disfrutan. Es una noche familiar, para padres, niños, abuelos…, donde los pequeños sobre todo son los protagonistas. A continuación vamos a hablar de porqué en esa noche terrorífica todo es diversión para los más pequeños.

La noche de Halloween conquista a los niños

El 31 de octubre es la noche de los muertos vivientes. La celebración tiene como temática la muerte y el terror. En EE.UU es una fiesta muy asentada y popular. Pese a ser una noche donde predomina el terror los niños se lo pasan en grande. En España es una fiesta que se ha puesto de moda hace unos años. Cada vez más es habitual que se celebre, que se decoren las casas, se disfrace la gente y los niños pidan caramelos casa por casa.

Los niños se reúnen con otros amigos para elegir o encargar su disfraz a medida. Muchas ideas las dan los dibujos animados del momento. Como la esencia es que el personaje de miedo, solamente hay que incluir un toque y  customizar un típico disfraz. Por ejemplo a un disfraz de pirata se le añade un maquillaje simulando ojeras, sangre y palidez y ya tenemos a un pirata zombie. Lo mismo puede ser un superhéroe zombie o Cenicienta con peor cara y sin maquillaje que combine con su vestido.

Los niños entusiasmados salen a asustar. El tándem perfecto consiste en vestirse como quieran sin importar que ensuciarse, molestar a los mayores y comer gominolas por la noche. Cualquier niño aceptaría participar en esa noche inusual. Además el niño colabora con sus padres. Es gratificante unirse padres e hijos por tareas que motiven a ambos como decorar la casa con telarañas, velas, esqueletos… Juntos pueden transformar calabazas y presentarlas a concursos, cocinar galletas… En la propia casa padres e hijos pueden hacer manualidades, contar historias de terror o jugar a adivinar películas de terror imitando a sus personajes preferidos.

Disfraces, dulces y travesuras

El niño puede participar en tareas con sus padres y amigos: decoración de calabazas, cuentacuentos de terror o películas de miedo…

Además de eso los niños salen con su disfraz a la calle, asisten a fiestas, van a ver cabalgatas, a pedir caramelos por las casas, enunciando el famoso “Truco o trato”. Existe mucha opción de disfraces y decoración para las casas: calabazas, esqueletos, arañas, ratas… Gominolas y caramelos también tienen peculiares formas en relación al día. Se encuentran gominolas con forma de bruja, calavera, vampiro, frankenstein…

El que el niño se junte con más amigos y conozca a otros le ayuda a relacionarse y poner en práctica algunas habilidades aprendidas en la guardería o el colegio. El niño que por unas horas se convierte en un monstruo, fantasma o muerto viviente explora, investiga y abandona su personalidad para asumir la de esos personajes. El niño desconecta de su rutina y se relaja. No tiene miedo al qué dirán, a hacer lo correcto y seguir determinadas normas…, es decir, esa noche puede ser algo más travieso.

Divertidas actividades nocturnas

En la noche de los muertos vivientes los niños decoran, se disfrazan, van en busca de gominolas y asustan porque sí. Todas estas acciones son ideas muy divertidas para dar rienda suelta al dinamismo e imaginación del más pequeño de la casa. Los niños se preparan para pasar un buen rato con sus padres y amigos llevando a cabo determinadas actividades:

  • Cuentacuentos de terror: Si por lo general al niño le gustan las historias fantásticas y fuera de lo común, en esta noche las historias causarán mucho miedo e inquietud. Será difícil conciliar el sueño.
  • Cocina terrorífica: Junto con la madre o abuela el niño puede ayudar a cocinar galletas o repostería con simbología tenebrosa.
  • Concurso de disfraces o de calabazas: Con amigos en la propia casa o con vecinos en la explanada del barrio pueden hacerse este tipo de concursos. Al niño se le premiará por su ingenio y responsabilidad en el trabajo.
  • Decoración velas: Con cintas, purpurina, pegatinas o moldeando y haciendo figuras.
  • Realización de la propia máscara que añadirá a su vestimenta.


Categorías

Entretenimiento

Ana María Longo Silva nació en Bonn (Alemania) en 1984 y es hija de padres gallegos y emigrantes. Licenciada en Pedagogía en 2006 por la Universidad de Santiago de Compostela, también posee formación en coaching y liderazgo personal, psicología infantil, inteligencia emocional y trastornos emocionales. Colaboró en Woman Actitud, donde destaca el artículo “Vivir”, publicado en 2015. Entre 2007 y 2016, ha realizado trabajos esporádicos como cuidadora infantil y profesora particular, por lo que los niños han sido y son un referente en su vida. Amante del cine, la música y viajar, Mommy: amor en uso es su primer libro editado. Le sigue Mamá...: ¡Teta! Lactancia materna. Actualmente, reside en Palma de Mallorca. Está casada y es madre de una preciosa bebé, quien le ha despertado el deseo y el valor para publicar. Actualmente también es redactora en la revista Bekia y colabora en el blog Madres Hoy, publicando sobre temas de maternidad, una temática que le fascina y a la que dedica el tiempo completo. Con su trabajo quiere apoyar y ayudar a madres primerizas y futuras madres. En cuanto a sus proyectos, tiene pendiente publicar un libro sobre el comportamiento humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.