Heridas en los niños

Cuando un niño se accidenta, parece un drama total es escándalo que puede llegar a armar sin quizás la herida que se hace no tiene ni la suma importancia. Una herida en ellos, suele ser común, pues nunca están quietos y su curiosidad les invade, así se exponen a golpes, raspones, heridas… si esto no necesita puntos o ir al hospital, tampoco hay que dejar de darle importancia, pues las infecciones también son un riesgo, ya que ellos siguen jugando y tocando todo aquello que se les presenta, sin guardar ninguna precaución por parte de ellos.

Por parte de un adulto, hay que sabe como actuar en ocasiones como estas. La piel abierta supone una herida, si esta no es muy profunda, procederemos a lo siguiente:

-lava con agua salada y si puede ser caliente, esta se puede preparar con ½ l. de agua y cuatro cucharaditas de sal. Seguidamente se aplica un antibiótico

-las heridas no se cubren con gasas, pues se pegan a la herida y no se ventilan adecuadamente. Con cubrirla solamente cuando se salga a la calle para evitar la suciedad, será suficiente

-la limpieza es fundamental, se ha de lavar unas tres veces al día y aplicando después el antibiótico

-se ha de evitar mojar la herida

-si el niño tiene dolor, se le puede dar ibuprofeno en la dosis adecuada para él

Los primeros días, la herida está hinchada y duele, pero a los 3o 4 siguientes, el dolor desaparece, cicatrizando a los 10. Si esto no sigue su proceso, se ha de acudir al médico.

Más información- Consejos a tener en cuenta para prevenir accidente en los niños


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *