Higiene en los niños

Los hábitos de higiene  y limpieza, forman parte igualmente de la educación de un niño. Esto es muy importante, ya que es una forma de prevenir las enfermedades y mantener siempre una buena imagen y presentación.

Este detalle, es un trabajo duro para un padre, pues la insistencia sobre los niños es necesaria, ya que han de adoptar esta costumbre, pero cuando el hábito se consigue, no cuesta trabajo seguir la continuidad.

Se ha de comenzar lo más temprano posible, es decir, cuando un niño todavía no es desobediente, cuando todavía es bebé y se le indica las pautas a seguir. Al mismo tiempo que se le enseña cualquier aprendizaje, por ejemplo, los colores, las partes del cuerpo… se le ha de relatar cuales son los hábitos de higiene a seguir para hacerlos familiares a él.

Muchos papás, colocan un pequeño taburete en el baño para que los niños se suban a él y pueden asearse manos, cara, cepillarse los dientes… esto es divertido para ellos, pues les encanta subirse para parecer más altos. También se le puede colocar un espejo a su altura para que se peine y contemple su imagen bien aseada.

El niño, ha de adoptar la costumbre de lavarse las manos cuando regresa de la calle, antes de comer, después de ir al baño y antes de dormir.

La buena costumbre de cepillarse los dientes después de las comidas, es muy importante, además del hilo dental. Igualmente antes de ir a dormir. Esto debe ser supervisado por los papás.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *