¿Tú hijo está actuando en una rabieta o es normal para su edad?

Niña y niño

Ser padre o madre no es tarea fácil, no hay un manual de instrucciones que funcione al 100% con tus hijos, y menos si tus hijos son niños pequeños. Quizá alguna vez hayas pensado que tus hijos pequeños son grandes actores y que actúan así para manipularte y conseguir todo lo que quieren sin escrúpulos, pero esto está bastante alejado de la realidad.

Los niños pequeños y los niños en edad preescolar no actúan de forma maliciosa, solo intentan tratar de satisfacer sus necesidades, ya sean necesidades de atención o el querer acostarse más tarde. Pero en ningún caso los niños quieren manipular tu mente, ellos son egocéntricos sin maldad. Los padres deben mantener unas expectativas razonables.

Cuando finge que no te escucha

Es posible que en algún momento sientas que tu hijo está fingiendo y no te escucha por su conveniencia. Pero esto no es así. Cuando le pidas a tu hijo que apague la tablet, que entre en la bañera o que recoja los juguetes y parece que finge que no te escucha, entonces deberás pensar si realmente estás enviándole bien el mensaje que quieres transmitirle.

En muchas ocasiones, simplemente lo que ocurre es que tu hijo está demasiado distraído como para atenderte o prestar atención. Por eso, deberás enseñarle a escuchar cuando le hablas y así también, le estarás enseñando a que entiendes su punto de vista. Por ejemplo, si tu hijo está jugando con los bloques puedes acercarte y decirle algo así mirándole a los ojos y bajando a su nivel: ‘Sé que estás jugando con los bloques y no es fácil dejar de jugar, pero ha llegado la hora de ir al baño. En cinco minutos nos vamos al baño’. Y en 5 minutos, volverás a por él y te lo llevarás al baño. De esta manera estarás anticipando lo que ocurrirá y tu hijo sabrá qué vendrá después. Te escuchará y evitarás una posible frustración o rabieta.

Consejos para evitar el contagio de gripe, o cuidar a los niños enfermos

Durante todo el día a los niños se les dice una y otra vez qué deben hacer, sin por qués. ¿A quién le gusta este tipo de vida? A nadie. Es necesario que los niños también tengan la oportunidad de escoger las cosas, que sepan que ellos también tienen cierto control sobre lo que les ocurre. Por ejemplo, le puedes decir algo así a tu hijo: ‘¿Prefieres el jersey azul o amarillo?’ o quizá: ‘¿Prefieres ir saltando como un conejito a la bañera o prefieres ir deslizándote como una serpiente?’

Si tu hijo sigue sin hacerte mucho caso, entonces es una clara señal de que necesita un poco más de control en las elecciones de su vida. Dale más voz en las cosas diarias, como permitir que escoja su ropa o que sea capaz de escoger entre dos actividades diferentes o quizá, escoger la cena una vez por semana si hace todas sus tareas.

Cuando se comporta de manera impulsiva

Es posible que te hayas dado por vencido/a y no quieras llevar a tu hijo a la tienda porque se comporta de manera impulsiva o porque tiene rabietas. Los niños pequeños tienen mucha energía que quemar y no tienen capacidad para inhibir sus cuerpos o controlarse. Además, cuanto más cansado o sobre estimulado esté un niño, más difícil será que pueda controlar sus acciones.

Un niño cuando se desarrolla normalmente será un niño que alborote, eso es bueno, ¡significa que está feliz! Tu hijo necesita libertad para correr libremente, ya sea al aire libre o en una estancia establecida para ese fin. Permite que tu hijo tenga tiempo suficiente para la actividad física durante el día. Cuando un niño actúa de forma impulsiva o sus acciones son inapropiadas entonces, deberás improvisar y utilizar tu creatividad como padre/madre. Por ejemplo si estás en el supermercado puedes darle responsabilidad  a tu hijo, como ir al pasillo de las galletas y meterlas en el carro.

Otoño de bicicletas en familia, ¿te atreves?

Cuando se comporta de manera muy inquieta

Cuando vas a cenar a un restaurante en familia con niños pequeños, sin duda puede ser todo un reto ya que no es una experiencia que sea totalmente relajante. Los niños pueden estar un rato tranquilos, pero no pueden estar quietos o esperar pacientemente a que los adultos acaben de comer tranquilamente. Si no quieres perder la paciencia deberás tener esto en cuenta y buscar lugares para comer donde los niños puedan jugar después de comer.

También, si vas a un restaurante a cenar, puedes llevar libros para colorear, pequeños juguetes para mantener a los niños ocupados y que se entretengan. Si estás con familia y amigos o no hay lugar para que los niños se entretengan, no te preocupes en dejarle la tablet un ratito para que vea canciones que le gusten.

Cuando tiene rabietas

Es posible que cuando tiene una rabieta piensas que está actuando y que debería llevarse un premio al mejor actor del mundo. Pero no, no es que esté actuando de manera dramática, simplemente no puede canalizar sus emociones más intensas y necesita que le ayudes en eso. Los niños pequeños no pueden quitarse de encima la sensación de frustración como en la mayoría de los adultos, y tampoco tiene un vocabulario demasiado amplio como para poder expresar lo que sienten. Esto conduce a un círculo vicioso: el niño tiene una rabieta, responde con ira y después, se vuelve más molesta la situación. 

NIÑO CON TDAH

Tu objetivo es ser menos reactivo/a y ser más sus apoyo. Tu hijo necesita que le des el espacio necesario para poder expresar sus emociones y que le guíes en el proceso. Si necesita llorar, permite que lo haga. El llanto es terapéutico y libera las hormonas del estrés. No trates de ceder a sus demandas cuando está teniendo un ataque de ira o una rabieta o aprenderá a lanzar un ataque como estrategia para conseguir lo que quiere. Es necesario permanecer compasivo y comprensivo, asegúrale que estarás a su lado siempre para darle un abrazo.

Es importante que tengas claro que tu hijo no quiere manipularte, ni tampoco actúa como si fuera el mejor actor del mundo… Un niño pequeño necesita tu orientación, tu apoyo y tu amor incondicional para entender los límites y saber cómo debe comportarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *