¿Tu hijo se pelea en el recreo? El secreto para mejorar la situación

Cuando te enteras de que tu hijo se pelea en el recreo puede generar cierta impotencia ya que desde el trabajo o desde casa poco puedes hacer. Pero la realidad es que sí puedes mejorar la situación desde casa para que tu hijo pueda tener unos descansos entre clases saludables. Algunos padres se relajan en este tema y creen que la mejor manera para lidiar con estos problemas es permitir que los hijos lo arreglen solos sin que ellos intervengan. De esta manera los niños pueden tener sus propias discusiones y resolver los conflictos cómo crean conveniente.

Es normal que los niños pequeños experimenten dificultades para compartir, para esperar los turnos e identificar roles dentro de los grupos cuando juegan juntos. Es importante para ellos practicar las habilidades necesarias para resolver conflictos para que se convierta en una segunda naturaleza para ellos a lo largo de sus vidas y que de esta manera los pequeños conflictos no se conviertan en grandes catástrofes emocionales. Con la orientación correcta de los padres, incluso los niños más pequeños pueden aprender habilidades básicas de resolución de conflictos… Pero hay que trabajarlo desde casa y no mirar hacia otra parte.

Los padres y el recreo de los hijos

Es necesario que si sospechas que tu hijo tiene problemas en el recreo de la escuela le preguntes directamente qué es lo que está pasando. Es muy importante que mantengas con tu hijo conversaciones abiertas y sinceras para poder averiguar si lo que ocurre es grave o no. Si tu hijo no te cuenta nada, entonces hablar con el tutor o tutora de tu pequeño para que esté atento/a tanto en clase como en el recreo por si hubiera algún comportamiento extraño por parte de tu hijo u otros.

Los padres de helicópteros tienden a flotar nerviosamente sobre su hijo en el patio de recreo, a fin de asegurarse que no les cause ningún daño en lo que perciben como un ambiente peligroso. Hay padres que son capaces de acercarse a la escuela en la hora del recreo para ver con sus propios ojos lo que puede ocurrir e incluso intervenir si lo ven necesario. Estos padres tienen la intención de proteger a su hijo de los incidentes en el patio de recreo, pero esto puede impedir que desarrollen las habilidades necesarias, como la resolución de problemas y la evaluación de riesgos, lo que resulta una mala decisión y que tu hijo pueda tener problemas en la adolescencia.

También hay padres que no quieren que nada se interpongan en el éxito de sus hijos y quieren que no sufran por nada del mundo. Por ejemplo, son padres que se vuelven agresivos si se dan cuenta que sus hijos están involucrados en problemas de recreo o si alguien les ha amenazado. Los niños lucharán por defenderse pero no deben convertirse en dependientes del apoyo del adulto… Pero por supuesto, deben saber que siempre tendrán el apoyo de sus seres queridos y de adultos de confianza siempre que lo precisen.

Los niños deben aprender que sus acciones tienen consecuencias y que aunque pueden optar por escoger ayuda deben aprender de sus errores, si siempre están siendo rescatados no aprenderán la responsabilidad de sus acciones. Si haces todo por tus hijos y les sobreproteges siempre sin darle las herramientas necesarias para que mejore por sí mismo, entonces no aprenderá a defenderse ni tampoco a conseguir las cosas por su cuenta.

¿Qué puedes hacer cuando hay un conflicto en el patio de recreo?

Cuando surge un conflicto, es importante que los niños involucrados tengan la oportunidad de contar su versión de lo ocurrido, así lo demás deberán escuchar sin interrumpir. Una vez que cada niño ha tenido su turno para hablar, el padre (o el adulto que haya presente) puede simplificar el problema para los niños en una frase o dos con el fin de expresar el problema claramente y que los niños entiendan bien qué ha ocurrido.

A los niños se les debe recordar que ellos también tienen que escuchar mientras los otros hablan. De esta manera se estará facilitando la conversación en el grupo y que de esta manera entre todos los participantes se puede escoger la mejor solución. Si esto no lo puedes hacer porque no estás presente en la escuela, puedes hablar con el maestro/a de tu hijo y que lo tenga en cuenta.

Una vez que se ha acordado una sugerencia apropiada, los niños deben ser elogiados por trabajar juntos para resolver su problema. Ellos se sentirán  libres de llevar a cabo la solución escogida por todos, que será justa y equitativa para todos. Los padres deben observar a los niños jugando también el los parques y aplicar estas estrategias para asegurarse de que no surjan más conflictos. Si la solución no parece estar funcionando, el grupo debería tener la oportunidad de renegociar una solución diferente.

Si bien es normal que un niño pequeño recurra a medios físicos para conseguir sus objetivos, algunos incidentes pueden ser más graves, especialmente si se repite por el mismo niño. En este caso, puede ser más beneficioso para ese niño ser redirigido a otra actividad en el patio de recreo, o en el caso de acciones severas como morder, pellizcar, patear o dar puñetazos, el niño debe ser sacado del área de juego y se le tendrá que dar tiempo para pensar sobre sus acciones antes de regresar a la zona de juego, donde él o ella seguirá siendo vigilado por los adultos. También es importante que un niño sea responsable y se disculpe por sus acciones siempre que sea necesario. 

Todos los niños requieren una práctica repetida para que aprendan las habilidades de resolución de conflictos. La resolución de conflictos es una habilidad social necesaria que ayudará a los niños a ser más conscientes y sensibles a las necesidades y sentimiento de los demás, trabajando así la empatía y la resiliencia. La autoconfianza de un niño se desarrolla cuando aprende a resolver sus problemas de una manera positiva y asertiva. Desarrollan valiosas habilidades de comunicación y comprensión auditiva mientras también aprenden a pensar creativamente y a evaluar soluciones.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.