¿Cómo actuar ante la sospecha de que tu hijo ha sufrido grooming?

grooming2

Aunque ya hemos hablado en ocasiones anteriores sobre riesgos derivados de un mal uso de Internet y su prevención, este tipo de consejos son muy demandados por las familias con niños y adolescentes. En esta ocasión me baso en una noticia que leí ayer… Relata la historia de una madre que suplantó la identidad de su niña en Facebook al darse cuenta de que ‘un pederasta la estaba acosando’.

Ocurría en argentina y la pequeña solo tenía nueve años; Sabrina Baco (que así se llamaba esta mamá) consiguió diferentes pruebas para poder poner una denuncia, ya que durante las conversaciones que mantenía haciéndose pasar por la niña, el agresor llegó a pedirle que le enviara fotos desnuda. Conocemos esta práctica como grooming, y según describimos aquí se trata de ‘cuando se produce un acecho sexual posterior a estrategia de acercamiento’.

En estos casos, los depredadores sexuales se ganan la confianza de los menores y tienen fuerza para iniciar y mantener los chantajes. Ni que decir tiene que desde el momento en el que se tienen sospechas, la misión de los progenitores debería ser proteger a sus hijos, y a la vez reunir pruebas del acto delictivo. Porque sí, la pornografía infantil es un delito, y según el Consejo de Europa está definido como ‘cualquier material audiovisual que utiliza a menores de edad en un contexto sexual’.

Desde uso de imágenes explícitamente sexuales de menores participando en conductas sexuales (aunque sean simuladas), hasta utilización de material para espectáculos pornográficos, pasando por imágenes mostrando órganos sexuales de menores. Y por cierto, he mencionado más arriba que se trataba de un pederasta quien había contactado con esa niña para obtener fotos suyas desnuda, pero ¿no os ha surgido nunca la duda acerca la diferencia entre pedofilia y pederastia? Pues bien, el recuadro de abajo, elaborado por Internet Grooming (de Pantallas Amigas) lo explica muy bien, y resumidamente os cuento que ‘el acto de abusar’ es el que marca la diferencia, y el que distingue a un pederasta.

¿Cómo actuar ante la sospecha de que tu hijo ha sufrido grooming?

¿Cómo actuar ante la sospecha de que un niño está siendo acosado por un groomer?

Hablar sobre prevención es fácil, admitir que nuestros hijos pueden ser víctimas no tanto, abajo repetiremos los consejos para evitar, pero ¿qué harías si te encontraras en la piel de Sabrina? En primer lugar es preciso destacar que debemos mantener una actitud muy cuidadosa, en las conversaciones con los niños y en los pasos a dar, porque ante todo les debemos proteger. Es posible que sospechemos que le ocurre algo porque ha cambiado de actitud y de hábitos durante las últimas semanas, que un amigo suyo nos haya contado a medias el problema, que hayamos leído una conversación, incluso que los peques nos hayan contado algo.

Todo dependerá de la confianza que haya en casa, de la edad de los niños, de tu capacidad para gestionar el uso de los dispositivos que usan… La comunicación es clave para mantener una situación que se parezca a la normalidad, y para ello:

¿Cómo actuar ante la sospecha de que tu hijo ha sufrido grooming?

  • Escucha sin juzgar; ofrece soluciones pero atiende sus sugerencias.
  • Pregunta sin interrogar: debes evitar que se sienta ‘abrumado’.
  • Asegúrale que vosotros (especialmente el niño) sois víctimas, en ningún momento se debe culpabilizar a un menor que ha enviado una imagen.
  • Habla en un ambiente tranquilo, sin que haya personas de fuera de la familia delante.
  • Cree en tu hija o en tu hijo: no se lo ha inventado, te pide ayuda y protección.
  • Mantén la calma para que le sea fácil mantenerla.
  • Tú tampoco tienes la culpa: no eres mala madre, no eres mal padre.
  • Toma el control de los perfiles del niño: guarda pruebas, ignora peticiones, bloquea al agresor, elimina el perfil.
  • Consulta con la brigada de delitos tecnológicos y que te orienten a la hora de denunciar.
  • Puede ser necesaria una atención psicológica.
  • El centro escolar de tu hija, los amigos íntimos y la familia extensa – que sea de ayuda, claro está – deberían conocer los hechos después de que hayas actuado. Así contribuirán a la protección.
  • ¡Cuidado con las revictimizaciones! Evita a toda persona que os pueda hacer daño.
  • Refuerza la seguridad y ten en cuenta la salud emocional de tu hijo tras lo ocurrido, adáptate a sus necesidades: si quiere pasar más tiempo en casa en lugar de continuar aprendiendo música, respétalo, si prefiere volver a salir con vosotros al cine en lugar de ir con sus amigos, sé comprensiva…

¿Cómo actuar ante la sospecha de que tu hijo ha sufrido grooming?

La evitación del grooming: ¿tarea pendiente?

En la entrada de arriba ya dimos muchos detalles sobre prevención, a destacar la importancia de la comunicación familiar: que sepan autoprotegerse más que a desconfiar de TODO el entorno. Explicar claramente las medidas de seguridad: configuración de privacidad de redes sociales, nada de mostrar imágenes íntimas, supervisión por parte de los padres, prohibido quedar con quien se conoce solo por Internet, mantener los equipos seguros, establecer un lugar común de la casa para el uso de dispositivos.

En definitiva se trata de aunar sentido común con el necesario ejercicio de la maternidad o paternidad, el cual implica en ocasiones el establecimiento de límites.

Imágenes — Pro Juventute, IntelFreePress


Categorías

Consejos, Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *