Hipertensión infantil

La hipertensión, es una enfermedad relacionada siempre con los adultos, pero también puede afectar a los niños, aunque en raras ocasiones. Los hábitos en la alimentación y la genética son las principales causas que pueden afectarles. Un dato a tener en cuenta, es que aun no demostrándola cuando se es niño, no significa que vaya a ir incubándola para padecerla de mayor.

Cuando los padres son hipertensos, probablemente el riesgo de padecerla en los niños sea mayor. Aproximadamente un 50% de riesgo, aunque si es solo el padre o la madre, el riesgo disminuye, alrededor de un 33% de posibilidad. Los niños prematuros o de bajo peso, también tienen este riesgo.

La obesidad infantil, cada vez más frecuente, por desgracia en nuestra sociedad actual, es una característica que induce a la hipertensión en los niños, por ello, la insistencia de especialistas en nutrición de llevar una dieta equilibrada desde pequeños y una buena educación en los hábitos alimenticios. La obesidad infantil, también influye en enfermedades como la resistencia a la insulina en niños diabéticos y  problemas cardiovasculares.

Los síntomas que aparecen con la hipertensión, son dolores de cabeza, hemorragias nasales, pitidos, lucecitas o puntos de colores en la visión…, pero no hace falta esperar a estos síntomas, simplemente con un reconocimiento físico y la observación de los padres, se descubre inmediatamente.

El nivel de hipertensión no está establecido, depende de la talla y la edad de cada niño, al igual que en los adultos.

El secreto está en lo siempre mencionado, los buenos alimentos y la vida sana y natural.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *