Hipo del bebé: por qué ocurre y cómo solucionarlo

Bebé llora molesto por su hipo.

Los bebés de pocos meses son los que tienen más hipo. En ocasiones ocurre al tragar aire cuando toman pecho o biberón.

Los bebés tienen hipo ya desde que están en el útero de la madre. Los padres lo pasan mal cuando sus intentos por quitárselo no dan resultado. Existen muchos fórmulas para eliminarlo. Descubramos por qué ocurre el hipo en el bebé y algunos métodos para solucionarlo.

El hipo en el bebé y las causas

Es habitual que un bebé tenga hipo (del latín singultos, traducido a suspiro) y no hay que poner el grito en el cielo o dirigirse a urgencias en un primer instante. Los bebés de pocos meses son los que presentan más hipo. La válvula que une su esófago y estómago permanece abierta y hace que se produzca esta molestia. Cuando tiene hipo el bebé exhala aire. El diafragma se contrae repetidas veces y se escucha un sonido tal cual hip. En la mayoría de los casos no hay un motivo concreto para explicar este suceso.  Otras veces ocurre porque:

  • El bebé está empachado o ha comido muy rápido.
  • Al bebé no le han sentado bien determinados alimentos o líquidos.
  • Tras una regurgitación.
  • Después de un llanto intenso.
  • Cuando existe una bajada de temperatura.

Para prevenir el hipo está bien utilizar biberones antihipo, cuidar que no traguen aire al tomar pecho, biberón o al tomar alimentos, e intentar que en el momento de alimentarse tengan una postura erguida. El agujero del biberón debe ser suficientemente grande para que tome bien la leche y no deba esforzarse mucho en succionar, la cantidad de leche regular y la inclinación del biberón también la óptima.

Medidas para solucionarlo

Bebé recién nacido toma biberón.

Para prevenir el hipo es conveniente que los bebés tomen leche de biberones antihipo y en posición erguida.

Normalmente el hipo suele desaparecer por sí solo. Se dicen que ocurre para preparar al nonato para respirar fuera del útero, entrenando los músculos. El sistema digestivo y nervioso del bebé están por formar, con lo que se deduce que los prematuros y los recién nacidos tienen más hipo que los que superan esa edad. En los bebés este trastorno suele desaparecer alrededor de los 10 minutos de sufrirlo. Cuando no finaliza por sí solo existen algunas medidas para intentar eliminarlo:

  • Los lactantes pueden ponerse al pecho de la madre o tomar leche del biberón.
  • Beber un poco de agua.
  • Hacerle estornudar es otra idea. El estornudo propicia que el diafragma se estabilice y no se tense.
  • Si el bebé está comiendo, ha tragado aire y no lo ha expulsado, hay que parar, cambiarle de postura e intentar que eructe. La postura ideal es la vertical.

Si con estas soluciones el hipo del bebé no cesa lo conveniente es acudir al pediatra. Si el bebé llora intensamente, tienen fiebre y/o han pasado más de 2 horas sin lograr solucionar el problema, será el profesional médico quien determine qué hacer. Lo importante en estos casos es valorar la situación, no ponerse nervioso y no esperar a que se produzcan síntomas que puedan derivar en algo más serio e irreversible.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.