Hipospadia en bebés

hipospadia en bebés

Para quien se pregunte qué es el hipospadias en bebés, se trata de una anomalía que afecta de forma directa en el desarrollo de la uretra, es decir en el conducto que lleva la orina desde la vejiga de los niños hasta el exterior. Suele tratarse, de un defecto de nacimiento por el cual el orificio de la uretra se encuentra en el lugar erróneo, en la parte inferior del aparato reproductor masculino.

Es una afección un tanto frecuente y que, no supone ningún problema grande entre los pequeños. La cirugía, suele ser la solución indicada para mejorar el aspecto del pene en los niños. Como resultado, en la gran mayoría de intervenciones se han conseguido, mediante el seguimiento de un tratamiento, que la mayoría de los hombres puedan tanto orinar como mantener relaciones sexuales de una manera normal.

¿Qué es el hipospadia?

recién nacido

Seguro que sí es la primera vez que lees o escuchas esta palabra, te preguntes qué es a lo que se refiere. Pues bien, estamos hablando de una anomalía congénita, de nacimiento, que presentan los bebés chicos recién nacidos.

Esta afección, afecta directamente al orificio de la uretra y el prepucio del pene de los pequeños. Como hemos indicado al inicio, la uretra es el tubo por donde viaja la orina o el semen hasta llegar a la expulsión final.

En el proceso de gestación, mientras que tu pequeño está en el útero, su aparato reproductor va creciendo en longitud y se va formando la uretra. El padecer hipospadia, supone que la uretra de tu pequeño no se ha desarrollado de la forma correcta y que el orificio por donde pasa la orina no se encuentra en el lugar indicado.

Normalmente, los niños u hombres que padecen hipospadia tienen la abertura de la uretra a lo largo de la parte inferior de su pene.

¿Cuáles son los síntomas del hipospadia?

bebé

Uno de los síntomas principales es el ya mencionado en esta publicación, el observar que el orificio de salida de la uretra se sitúa en la parte inferior del pene de los pequeños en vez de estar en la punta. Otro síntoma puede ser, el observar que la dirección de la orina es anormal, si se tienen dudas como siempre decimos es mejor acudir a los especialistas para una valoración.

Otros síntomas que se pueden incluir a parte de los ya mencionados pueden ser, una curvatura en la forma del pene y un aspecto de encapuchado, debido a que solamente la mitad de su aparato reproductor está protegida o cubierta con el prepucio.

Dentro de la hipospadia en bebés, se pueden diferenciar varios tipos, según donde se ubique el orificio de la uretra en los pequeños.

  • Hipospadia penescrotal: la uretra se encuentra cerca de la zona del escroto
  • Hipospadia glandular: en este caso, la uretra se ubica dentro del glande
  • Hipospadia coronal y subcoronal: en este tercer tipo, se observa que la uretra esta debajo del glande
  • Hipospadia medio peneana: la uretra se localiza sobre el cuerpo del pene del niño

Los tipos de hipospadia más comunes son la glandular, coronal y subcoronal.

Diagnóstico y tratamiento

revisión bebé

Durante las primeras revisiones de tu pequeño, en los exámenes posnatales, suelen detectarse este tipo de afecciones. Sin embargo, puede darse el caso de que el pequeño sufra hipospadia de tipo muy leve y la anomalía, no sea diagnosticada hasta pasado un tiempo.

Una vez realizado el diagnostico por parte de los profesionales médicos, el pequeño será derivado a un especialista infantil, un urólogo, quien le hará un seguimiento y pondrá un tratamiento específico. En el caso de que se padezca un tipo de hipospadia más grave, se tomarán todas las medidas necesarias para una pronta mejora.

Como hemos comentado en un apartado anterior, la cirugía de hipospadia se utiliza para tratar los casos más graves. Son los profesionales, quienes determinaran el momento indicado para realizar dicha operación y los padres son los que aceptan o la posponen para más adelante.

Recuerda, que los bebés que padecen hipospadia son diagnosticados al poco de nacer. A cualquier mínima duda que tengáis con respecto a este tema, contactad con vuestro médico de confianza y mostrarle todas vuestras inseguridades. Nadie mejor que ellos, para saber qué camino se debe seguir.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.