Hora de elegir colegio: estos consejos te van a venir muy bien

Elección colegio

Alrededor de las vacaciones de Pascua (a veces antes, a veces después), se inicia el período de preinscripción para solicitar plaza en centros educativos. Un quebradero de cabeza para muchos padres que se afanan en decidir las opciones a señalar en los formularios; la preocupación por el futuro de los hijos es comprensible, aunque también deberíamos mirar el bienestar actual, y encontrar respuestas a todo esto en las ofertas disponibles es nuestra meta.

Si queréis que os diga la verdad, cuando los padres pensamos en “el mejor colegio”, deberíamos hacerlo en función de las necesidades particulares de nuestro hijo (de nuestros hijos). Digo esto porque a veces proyectamos nuestras ilusiones (lo que yo vengo a llamar “poner las esperanzas en …”), y nos olvidamos de que en la escuela se pasan muchas horas, y es muy importante no olvidarnos de que los niños también merecen estar a gusto. Por eso el primer consejo sería “visita varios colegios, a no ser que lo tengas clarísimo”.

Vaya por delante el hecho de que considero desacertada la organización de nuestro sistema educativo, en cuanto a niños muy pequeños inician su escolarización, y más teniendo en cuenta que hay países (con mejores resultados en pruebas internacionales, por cierto) en los que antes de los seis años los peques permanecen en escuelas infantiles (o guarderías). Las necesidades de socialización no son tan elevadas a los tres años, como habitualmente pensamos, y por otra parte, a esa edad se aprende más jugando que repasando letras. Pero vamos con el tema que nos ocupa hoy: esperamos resolver vuestras dudas a la hora de elegir colegio.

Las primeras dudas a resolver

¿Tenemos claro si queremos escuela pública, concertada o privada?, ¿si?, entonces ya hemos avanzado un poco. En caso contrario podemos empezar a definirnos: como sabéis, los colegios concertados son privados, pero reciben financiación parcial de fondos públicos, por lo que resultan más caros que los públicos (y a cambio pueden ofrecer algunas garantías); en una escuela privada se debe abonar matrícula, mensualidades, y el coste íntegro de cualquier producto (materiales) o servicio (comedor, actividades complementarios).

Especialmente en el caso de colegios concertados o privados, nos interesará saber si son confesionales o no, porque la creencia es un aspecto muy importante, relacionado con la fe, vivencias y relaciones familiares, y en la escuela se debería vivir el mismo ambiente. Es interesante conocer las normas (o el Reglamento de Régimen Interno) de la entidad, y de hecho creo que es obligación del colegio proporcionar esa información, y de la familia conocerla.

Los niños no pueden ser discriminados por razones de ideología, nacionalidad, raza o religión, especialmente en la escuela pública o concertada. En la privada se entiende que si puedes pagar el coste de los estudios, lo haremos en centros que den respuesta a nuestra forma de entender la educación.

Y si la confesionalidad (o aconfensionalidad) son importantes, ¡cómo no va a serlo el proyecto educativo!, incluso si hablamos de colegios públicos, hay particularidades en la forma de enseñar que merece la pena conocer antes de valorar opciones. Por ejemplo nos interesaría saber si enseñan por proyectos más allá de la Etapa de Infantil, si utilizan o no libros de texto,si recurren a la enseñanza experimental, etc.

Cuestiones prácticas

Incluso antes de decidir qué colegios visitaremos, conviene ser realistas: ¿a qué distancia están del domicilio familiar? ¿si están lejos hay transporte escolar o tendremos posibilidades de llevarles? ¿están a tanta distancia que cuando el niño crezca no podrá ir solo?; si un día hay que ir a recoger a un niño porque está enfermo y trabajan padre y madre ¿resultará fácil o difícil que algún familiar vaya a recogerlo?

También conviene conocer “el peso” de los idiomas en la enseñanza, porque parece que hoy en día nos preocupa mucho este tema. Es más fácil que en colegios concertados o privados, el inglés (y adicionalmente otros como el alemán, o el francés) tengan más presencia; pero incluso en la pública hay “proyectos piloto” de enseñanza íntegra en inglés.

Elección colegio 2

¿Con qué instalaciones cuenta el centro? Seguro que estarán encantados de enseñarnos la biblioteca, el gimnasio, el laboratorio, el aula de música… ¿y qué me decís de la tecnología? ¿están todas las aulas equipadas con pizarras digitales o con proyector y pantalla? ¿hay aula de informática también para los niños de Infantil?

Comedor, actividades extraescolares: horarios, empresas contratadas para el servicio, facilidades para que los padres conozcan las particularidades de estas prestaciones… no olvidéis estos detalles. Y tampoco olvidéis cercionaros de que el colegio presta atención de orientador, pedagogo, logopeda y profesores especialistas.

Preguntando se llega a Roma

O eso dicen, así que que mis recomendaciones os sirvan de base para preguntar en las escuelas que visitéis todas las dudas que tengáis, y cuando digo TODAS, digo justamente eso. De lo contrario, volveréis a casa, con la sensación de que os ha faltado algo. Yo he buscado escuela para que mi hijo mayor empezara Educación Primaria, y ahora lo hago para Secundaria, sé por experiencia que los responsables de Centros Educativos suelen ser abiertos, y buenos conversadores, si denotan interés en los padres, así que ¡ánimo y suerte en la búsqueda!

Las formas más habituales de conseguir información es mediante los llamados “Días de Puertas Abiertas”, o concertando reuniones individuales (con directores, jefes de estudio, secretarios, e incluso con coordinadores de Etapa, y disculpad la utilización del género masculino en los términos).

Que no os de miedo hacer preguntas, incluso cuando se trate de situaciones especiales: por ejemplo que queréis esperaros un poco para escolarizar (no es obligatorio hasta los seis años), que queréis saber más sobre el período de adaptación, que tenéis dudas sobre si admiten a niños que aún lleven pañal, etc.

Casi acabando tengo que aclarar algo: a tener en cuenta que los consejos valen sobre todo para cuando se elige escuela dónde iniciar la Etapa de Educación Infantil, y posteriores; en menor medida si se desea cambiar de colegio, puesto que las plazas disponibles no serán tantas. No obstante, “de sabios es rectificar”, por lo tanto si pasado el tiempo consideramos que nos hemos equivocado en la decisión, cambiaremos a nuestro hijo, hija o hijos, de escuela, con toda la calma del mundo, porque ellos son lo más importante.

Además, la educación empieza en casa, y con el paso de los años, se confirma la teoría de que la implicación familiar también es decisiva en los resultados.


Categorías

El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *