Ideas para ahorrar dinero en el cuarto del bebé

Ideas para ahorrar dinero en el cuarto del bebé

Tener un bebé conlleva una gran cantidad de gastos. Algunos de ellos es posible reducirlos de forma sencilla. En lo que se refiere a la habitación del bebé, ahorrar dinero o, al menos, no gastar más de lo necesario, es bastante sencillo. La clave principal es pensar con perspectiva para no tener que hacer el gasto dos veces.

A continuación te contamos algunos trucos e ideas que te permitirán ahorrar dinero a la hora de poner la habitación de tus hijos.

La cuna

Para ahorrar en la cuna del bebé es muy aconsejable comprar una cuna convertible. Son más caras que las cunas normales, pero te ahorrarás el tener que comprar una cama después. Además, vienen con el cambiardor incluido y, al convertirse en cama tienen también otros muebles auxiliares.

Si de momento vas a poner a dormir al bebé en tu habitación o simplemente no quieres hacer ese desembolso iniciar, no te preocupes. Podrás reciclar la cuna más adelante haciendo, por ejemplo, una interesante mesa para pintar, jugar e incluso hacer los deberes cuando el niño comience la etapa primaria, o un sofá.

Hay cunas muy económicas, y puedes encontrarlas también en kit, que son mucho más baratas que las que se compran normalmente en las tiendas de puericultura.

Y, por qué no, también puedes comprarla de segunda mano.

Ropa de cama

La ropa de cama de la cuna puede llegar a ser muy cara, pero no por ello más útil. Necesitarás tener varios juegos de sábanas, además de varias mantas, colchas o edredones. Esta ropa de cama te durará muy poco tiempo, justamente lo que usas la cuna, y no podrás aprovecha nada después.

El cambiador

Si compras una cuna normal tendrás que comprar un cambiador. La bañera de los cambiadores no podrás usarla más que dos o tres meses, por lo que no es imprescindible. Por otra parte, bañar al b ebé en su cuarto da mucho más trabajo. En su lugar, usa la superficie de un mueble o mesa para colocar el acolchado de los cambiadores (los venden sueltos), o compra uno tipo cómoda con cajones. Cuando ya no lo uses bastará con quitarle la parte donde cambiabas al bebé y el mueble lo usarás desde el primer día y durante varios años.

La bañera

Lo más práctico es comprar una bañera pequeña con dos posiciones para meter en la bañera normal o junto al planto de ducha. Son un poco grandes, pero podrás usarla hasta que el niño cumpla dos años o más y ahorrarás mucha agua en el proceso. Después el niño le dará buena cuenta como juguete o juguetero.

Muebles auxiliares y armario

No es necesario que compres todo el conjunto a juego desde el primer día. La ropa de los bebés ocupa muy poco espacio en relación a la que utilizará más adelante, y muy pocas prendas será necesario colgarlas. Puedes ir comprando muebles poco a poco sin necesidad de que sean de la misma colección. Para que encajen elige diseños sencillos, en colores fáciles de encontrar (blanco o pino, por ejemplo) con líneas rectas en su mayoría. Ya los personalizarás después con adhesivos y otros elementos.

Pintura

Si pintas la pared con colores muy infantiles en pocos años tendrás que pintarla otra vez. Puedes usar un color neutro y decorar con cenefas y vinilos adhesivos o valerte de otros recursos fácilmente intercambiables para crear un ambiente adecuado a cada edad.

Minicuna con ruedas

Con una minicuna con ruedas tendrás solucionado el problema durante los 4 o 5 primeros meses si pones al bebé a dormir en tu habitación. Las ruedas te permitierán moverte por toda la casa con el bebé y trasladarlo a su cuarto cuando quieras.

Por otra parte, muchos padres pasan a los bebés de la minicuna directamente a la cama usando barreras protectoras. Muchos lo hacen por elección otra; otros porque el bebé no quiere cuna y duerme mejor en la cama.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *