Ideas para concienciar a tus hijos sobre los Derechos de la Infancia

Hoy, como cada 20 de Noviembre, se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia. Una fecha para recordar que aún hay muchas niñas y niños cuyos derechos siguen siendo vulnerados.  En este día se recuerda que todas las niñas y niños del mundo tienen los mismos derechos, independientemente de su sexo, edad, nacionalidad, raza o religión.

Estos derechos quedan recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño. Un tratado internacional, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que recoge los derechos humanos básicos de niñas, niños y adolescentes y es de obligada aplicación y cumplimiento por todos los gobiernos que lo firmaron. Los 54 artículos de la convención quedan resumidos en Diez principios fundamentales tal y como nos explica Marta en este post . 

¿Cómo podemos concienciar a nuestras hijas e hijos sobre los derechos de la Infancia?

Padres y madres, profesores, personal sanitario y toda persona relacionada con el mundo de la infancia, debemos trabajar para ayudar a los niños a entender y hacer posibles sus derechos.

La familia es el entorno natural para que los niños crezcan y aprendan valores, por lo tanto, es imprescindible que desde muy pequeños hablemos abiertamente con nuestros hijos y les inculquemos cuáles son sus derechos y deberes. Pero además, hay multitud de recursos que podemos emplear para para dar a conocer a nuestros hijos e hijas sus derechos y a animarlos a que los defiendan. 

Leer y debatir en familia

Puedes leer con tus hijos los principios fundamentales sobre los derechos de la infancia y dejar que reflexionen sobre ellos. ¿Disfrutas tú de esos derechos?, ¿Crees que todos los niños en el mundo los disfrutan?, son algunas de las cuestiones que puedes plantearles.

Para ello puedes recurrir a la web de Save de Children que ha publicado la Convención sobre los Derechos del Niño en diferentes versiones según la edad de las niñas y niños.

Vídeos y canciones

Para los más peques, Unicef nos presenta en su web una serie de vídeos en los que Pocoyó y sus amigos nos muestran los Derechos de la infancia. Se trata de ocho videos en los que se explican el derecho a la igualdad, a la identidad, a tener una familia,  al juego, a la  participación, a la educación y a la salud.

En la misma web, podéis encontrar la famosa canción de los derechos interpretada por los Lunnis. Una canción muy fácil y pegadiza dirigida a niñas y niños recordándoles que todos son iguales y que sus derechos han de ser protegidos. 

Cocinar en familia

Podemos aprovechar para explicarles a nuestros hijos el derecho a la alimentación y a la nutrición preparando alguna receta sana y equilibrada. Mientras cocinamos podemos charlar sobre cómo hay niños que presentan malnutrición mientras que otros están sobrealimentados. También podemos aprovechar para darles algunas pinceladas sobre alimentación saludable.

Juegos para entender los derechos de la infancia

El juego es uno de los derechos fundamentales de la infancia y es, además, una poderosa herramienta de aprendizaje. A todos los niños les gusta jugar y ya sabemos que lo que se aprende con gusto se asimila mejor. Aprovechemos pues para divertirnos y aprender junto a nuestros hijos.

Derecho a la no discriminación

“Todos los niños y niñas tienen los mismos derechos en todas las situaciones, todo el tiempo y en todas partes.”

Para enseñar a tus hijos a respetar todas las razas, etnias, religiones o géneros, puedes recurrir a juegos de rol que impliquen ver qué es ser discriminados y cómo se sienten las personas que son tratadas así.

Por ejemplo puedes pegar pegatinas en la espalda de cada uno de los jugadores asignándoles un rol que desconocen.  El juego consiste en observar cómo tratamos a las personas en función de su religión, sexo, etnia o poder adquisitivo.  Al final del juego deberemos reflexionar juntos sobre cómo nos hemos sentido y sobre qué creemos que había que cambiar.

 Derecho a la participación

 “Los niños tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta”.

Este juego trata de buscar preguntas que puedan generar diversidad de opiniones para aprender a opinar, a escuchar y respetar las opiniones ajenas. Para ello necesitaremos tarjetas con preguntas o temas de actualidad y algún objeto que sostendrá la persona que tenga la palabra en cada momento. Este objeto puede ser cualquier cosa, un sombrero, un collar, muñeco, lo que queráis.

El juego consiste en poner las tarjetas boca abajo y que cada jugador vaya sacando una. Una vez leída, se deben expresar las ideas, opiniones o sugerencias con respecto al tema en concreto. Mientras un jugador habla, el resto debe permanecer en silencio escuchando. Una vez que el jugador haya terminado, podrá pasar el testigo a otro jugador que podrá a s vez expresar su opinión o rebatir. Se van haciendo rondas en las que los jugadores deben recordar las diferentes opiniones para poder mostrar su acuerdo o desacuerdo, respetando siempre los tiempos de silencio y escucha. 

Derecho al interés superior del niño

“Cualquier decisión, ley o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para los niños y niñas”.

Podemos enseñar a nuestros hijos a ser conscientes de la vulnerabilidad y de la importancia de contar con alguien que te ayude, con el famoso juego del lazarillo. El juego es muy sencillo, simplemente se deben vendar los ojos de un jugador mientras que el otro será su guía.

Pasado un rato debemos intercambiar los roles para que todos pueden experimentar ambas situaciones. Una vez terminado el juego debemos reflexionar sobre cómo nos hemos sentido y sobre la importancia de poder recurrir a otras personas que nos ayuden. 

Derecho a la vida, a la supervivencia y al desarrollo

“Todas las niñas y niños tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado, teniendo asegurados los accesos a los servicios básicos y la igualdad de oportunidades”.

Para trabajar la empatía, la tolerancia y la idea de que todos tenemos derecho a la igualdad de oportunidades, podemos jugar con nuestros hijos a “cambiar de personalidad”. Debemos elegir a una persona y comportarnos, hablar y pensar como ella. De este modo podemos entender cómo se siente la otra persona y a la vez ser conscientes de cómo nos ven los demás. Una vez terminado el juego, debatir sobre si independientemente de quien se trate, los derechos han de ser los mismos.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Familia

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.