Ideas para decorar un cuarto diferente

Muchas son las circunstancias que hacen que decorar el cuarto de un bebé no resulte tarea fácil. El color con el cual se pintarán las paredes, los motivos de la decoración y la distribución de los elementos decorativos, suelen ser algunos de estos problemas. Por ello, hoy vamos a ver una idea de decoración práctica y elegante.

Para decorar el cuarto de un bebé, debemos pensar en paletas de colores suaves, lisos. Generalmente y durante años, se ha asegurado que el mejor color es el blanco. No obstante, se pueden hacer algunas variaciones de tono, como por ejemplo rosa suave, amarillo, celeste o verde agua.

Una vez que se ha determinado el color de base, el paso siguiente consiste en hallar un color secundario, para remarcar los detalles de la habitación del niño. Por ejemplo, si estamos pintando en blanco, hallar algún tono afín, como el tostado o el rosa claro, para dar toques de color y aumentar aquellos detalles diminutos.

Finalmente, las cortinas y alfombra, deberán respetar la gama de colores. Se puede optar porque éstas sean del color principal o del color secundario. Sin embargo, lo interesante es que el color que predomine en la habitación sea homogéneo. Una buena alternativa, son las cortinas y alfombras infantiles, las cuales presentan amplias variedades de dibujos, tonalidades y colores divertidos.

Para los muebles, seleccionar el color secundario, siempre hará un buen contraste con la totalidad de la habitación del bebé.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *