Importancia de la estimulación temprana

La estimulación temprana, precoz o atención temprana es un grupo de técnicas para el desarrollo de las capacidades de los niños en la primera infancia.

Son tecnicas educativas especiales empleadas en niños entre el nacimiento y los 6 años de vida, para corregir transtornos reales o potenciales en su desarrollo, o para estimular capacidades compensadoras. Las intervenciones abarcan tanto al niño como a la familia y el entorno.

Los primeros 6 años de vida se caracterizan por un alto grado de plasticidad neuronal, o neural, que permite la adquisicion de funciones basicas como el control postural, la marcha o el lenguaje. La consecusion progresiva de hitos en este desarrollo va permitiendo la aparicion y mejoras de nuevas habilidades.

Este desarrollo surge de la interaccion entre los genes y el ambiente. Los primeros son inmodificables y establece la base de capacidades propias de cada individuo. Los factores ambientales sobre los cuales intervienen los profesionles de estimulacion temprana, modulan e incluso inhiben o estimulan la expresion de dichas caracteristicas.

Dentro de los factores ambientales estan los biológicos (salud, nutricion) y otros de indole pisologica, social y cultural: vinculos afectivos iniciales, nivel de atencion que recibe, grado de interaccion del ambiente con el niño (personas que lo cuidan, objetos, luz y sonidos)

Estos factores son fundamentales en la maduracion de conductas de adaptacion al entorno, de la disposicion al aprendizaje, del establecimiento de diferentes estrategias de comunicacion y del desarrollo emocional. Por ello es importante para los padres recibir orientacion para la aplicacion de estas tecnicas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *