Inclusión en la sociedad de personas con Síndrome de Down

El Síndrome de Down (SD) es una anomalía genética debido a una alteración en los genes que consiste en que poseen un cromosoma de más, 47 en lugar de 46 habituales. Ocurre aproximadamente en 1 de cada 1000 nacimientos, en todas las razas y culturas sin excepción. No es una enfermedad, es una condición. Es necesaria una real inclusión en la sociedad de personas con Síndrome de Down.

Un niño con SD es como cualquier otro niño. Dentro de sus limitaciones es un niño que quiere amar y ser querido, que quiere ser independiente, quiere tener amigos, con sueños y metas en la vida. Son niños muy especiales, que merecen más que nadie ser incluidos en la sociedad.

Inclusión Familiar

La llegada de un hijo es un momento de alegría y felicidad. Al recibir la noticia de que el bebé tiene Síndrome de Down comienzan las dudas y los miedos, muchas veces por desconocimiento.

La familia es el núcleo de las personas son Síndrome de Down. La responsabilidad como familia es proporcionarle un entorno adecuado a sus demandas, y para ello es necesario concienciar a la comunidad. Son niños que pueden y deben estudiar, trabajar y socializar como cualquier otro niño, y tener las mismas oportunidades de ser independiente.

Sí tienes o vas a tener un hijo con SD infórmate bien acerca del tema. Habla con asociaciones especializadas en tu comunidad para poder comprender más a tu hijo y poder ayudarlo a sacar su máximo potencial. Estimúlale desde pequeño con fisioterapia, actividades manuales, deportes… los estímulos son muy importantes en estos niños. Deben ser valorados y respetados, son personas con muchas cosas que aportar en nuestra sociedad.

Inclusión escolar

La inclusión escolar de niños con SD ha sido lenta en los últimos años pero algo ha mejorado. Las escuelas que tienen una educación como centros de integración darán las mejores oportunidades a estos niños. Las escuelas que tengan escolarización compartida o los centros ordinarios tendrán un beneficio significativo, como más habilidades en lenguaje, escritura y lectura.

Los niños con SD necesitan un plan de estudios para desarrollar sus capacidades, y eso es muy difícil en un ambiente de educación especial. Tienen derecho a tener acceso a todas las oportunidades educativas y necesitan convivir niños con SD y sin SD, y con otros trastornos. En la diversidad aprenden a que todos son iguales con sus diferencias, aprenden a ser más comprensivos, respetuosos y empáticos. Es un beneficio mutuo.

No solo estos niños ganan en conocimientos, sino también en habilidades sociales y en independencia. Por eso es tan importante la inclusión escolar.

Inclusión Laboral

Aquí es donde culmina toda la inclusión social. Si una persona con síndrome de down aunque tenga una inclusión escolar satisfactoria, luego no se le dan un puesto de trabajo por miedo o desconocimiento, el sistema fallará. Es necesario un completo desarrollo de la inclusión para que puedan ser parte de la sociedad, sean independientes económicamente y se sientan una parte más de la sociedad con mucho que aportar.

No es lo mismo integración que inclusión. La integración excluye y discrimina a los que son diferentes, mientras que la inclusión los prepara para la sociedad.

Para que la inclusión laboral de personas con SD sea una realidad es necesario que las empresas conozcan las capacidades y rendimientos que estas personas pueden ofrecer en un puesto de trabajo. En estudios se ha comprobado que estos trabajadores son sumamente responsables, puntuales y ofrecen un clima de trabajo divertido.

Es necesario que tanto gobiernos como organizaciones internacionales se preocupen por las personas con Síndrome de Down. Para ello es necesario promover políticas sociales para que pueden desarrollarse plenamente, tanto a nivel escolar, social y familiar. El desarrollo social es indispensable para el bienestar de cualquiera, y ellos también.

Que la inclusión social de las personas con Síndrome de Down sea una realidad.

Por que recuerda… cada uno de nosotros con nuestras limitaciones y capacidades tenemos el derecho de vivir plenamente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.