Inmortaliza esos momentos

Tener los mejores recuerdos de su nacimiento es imprescindible. Las fotos nos cuentan historias, hablan por ellas mismas cuando abrimos un álbum y nos damos cuenta como ha pasado el tiempo. No hay nada más reconfortante para una madre que enseñar un álbum fotográfico con las mejores imágenes de sus hijos, desde su nacimiento hasta la graduación de la universidad. Aunque resulte incómodo o vergonzoso para los jóvenes, este rito complementa su relación con el mundo, las personas que ven sus fotos conocen un poco más de él además de tener muchos temas de conversación.

Los pequeños siempre dan buen material fotográfico, por eso es indispensable tener a la mano nuestra cámara. Estar conscientes que los mejores momentos son los no planeados, esa tarde cuando te tomas tú tiempo para jugar con el pequeño puede resultar un momento inolvidable que puedes plasmar en una fotografía. Además de que el bebé se sentirá, como lo que es, el centro de atención. Si tienes más de un hijo es importante que compartas las tomas y les hagas ver a todos cuán importante son en tu vida. Lo mejor de todo es la interacción entre los pequeños, las imágenes captadas serán sublimes y cada vez que las veas vendrá a tu mente aquella tarde de domingo donde no esperabas que pase nada en especial.

En cuanto al álbum de fotos puedes optar por comprarlo a tu gusto o mejor aún, realizarlo con tus propias manos o con ayuda de los más grandecitos.  No es bueno que haya álbumes para cada hijo que tengas, pues si hay más fotos en alguno de ellos, los otros pueden sentirse celosos. Arma un gran libro de historias y pon cada capítulo en su lugar para que se cuente por sí solo.

Fuente: arquitectura


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *