Insomnio y embarazo ¿Compañeros inseparables?

embarazada durmiendo

Aunque cuando pensamos en embarazo siempre lo asociamos con una mujer durmiendo a pierna suelta todo el día, lo cierto es que en el embarazo suele ser frecuente que la mamá se queje de problemas de sueño. Se estima que dos de cada tres embarazadas tienen sensación de insomnio en el embarazo.
Esta falta de sueño puede acarrear ciertos problemas en el embarazo y existen diferentes estudios que, incluso, relacionan la falta de sueño con partos mas largos y hasta con mayor riesgo de cesárea.
Vamos a intentar aclarar porque aparece el insomnio y como intentar solucionarlo.

Cambios en el ritmo de sueño

Gran parte de estas alteraciones del sueño se deben a los cambios hormonales propios del embarazo, aunque también a los cambios físicos y psicológicos que nuestro cuerpo sufre durante la gestación. Depende el momento del embarazo los cambios se producen por una u otra razón.

Primer trimestre.

En el primer trimestre ya notamos cambios importantes en nuestro patrón de sueño.
Por una parte, la progesterona, hormona del embarazo provoca sensación de somnolencia durante el día, pero por la noche provoca un sueño menos profundo, con despertares frecuentes.
Por otra parte, es necesario un aumento de volumen sanguíneo, por lo que nuestro cuerpo retiene líquido. Ese aumento de volumen de sangre circulando, junto con la acción de ciertas hormonas, hace que el riñón también se vea forzado, por lo que aumenta la fabricación de orina y la necesidad de eliminarla. Por eso nos tenemos que levantar varias veces durante la noche para orinar y en muchas ocasiones resulta difícil conciliar el sueño después…

durmiendo en cualquier lado

Segundo trimestre

Generalmente, suele ser el mejor en todos los sentidos. Las alteraciones del sueño no se solucionarán del todo, pero te encontrarás bastante mejor.

Tienes que tener en cuenta que la acción de la hormona Progesterona es la misma, de modo que, aunque disminuirá la sensación de somnolencia durante el día, por la noche el sueño será poco profundo y te despertarás varias veces.

Casi con seguridad, dormirás de tirón 3 o 4 horas al principio de la noche y luego tendrás la sensación de no haber podido conciliar el sueño a partir de ese despertar. Realmente has dormido a ratos, pero con un sueño superficial.
Es el momento en el que pueden aparecer las pesadillas. Muchas mamás se quejan de pesadillas extrañas relacionadas con el embarazo, el bebé o el parto, que aparecen durante el segundo trimestre y que pueden durar hasta el final. Se deben a que nuestro cerebro expresa el miedo a lo desconocido que todas sentimos, pero que durante la vigilia permanecen las zonas mas profundas de nuestra conciencia y se manifiestan durante el sueño.

Tercer trimestre

A estas alturas el bebé ya pesa bastante y se mueve mucho. Así que no para de moverse y nos despierta continuamente. Tendrás que “llegar a un acuerdo” con él en cuanto a posturas para dormir.

Puede que tu estés cómoda en una postura, pero si el bebé no se encuentra bien así no parará de moverse hasta que cambies

Su ritmo de sueño es diferente al nuestro, no duermen muchas horas de tirón.

En el vientre materno los bebés duermen siestas cortas, así que tendrás la sensación de que no están quietos casi nunca.
Sentirás sensación de necesidad de orinar muy frecuente. La vejiga está comprimida por el peso del bebé y su capacidad muy disminuida.
Puede que empieces a roncar. Esto se debe a que el útero presiona el diafragma. También el flujo de aire estará disminuido por la sensación de congestión nasal propia del embarazo. A veces los ronquidos son tan fuertes que te despertarás a ti misma.

Roncar es una situación bastante frecuente y normal en el embarazo. Aunque a veces, puede ocurrir por ciertos problemas de salud real.

No dudes en consultar a tu médico si tienes la sensación de apnea o falta de aire durante los ronquidos. Una característica de la apnea del sueño es ronquidos fuertes acompañados por jadeo o ahogo durante el sueño.

Si te han diagnosticado de hipertensión arterial en el embarazo, preclampsia, diabetes o cualquier otra complicación en el embarazo, debes consultar con tu médico en cuanto aparecen los ronquidos, aunque no tengas sensación de apnea aún.

malestar

¿Qué puedo hacer para controlar el insomnio?

Durante el embarazo no se aconseja tomar medicinas para conciliar el sueño. Aunque bajo prescripción de tu médico existen ciertas medicinas o remedios naturales que se aceptan como un mal menor.

Nunca tomes nada sin consultar a un especialista. Aunque alguna conocida o familiar haya estado en tratamiento y le fuese bien las condiciones particulares de cada embarazada hacen que nunca se pueda generalizar.
La mayoría de las mamás consiguen controlar el insomnio del embarazo mejorando lo que se conoce como higiene del sueño.

tomate tu tiempo
Lo mejor es mantener unas normas muy sencillas que nos ayuden a conciliar el sueño y a que este sea mas reparador:

  • Buena alimentación. La alimentación es una pieza clave en estos casos. Evita comidas copiosas, muy condimentadas o muy grasas. Nunca te saltes la cena, cena pronto y ligero incluyendo todos los grupos de nutrientes.
  • Si comes en tu casa y te encuentras muy cansada puedes dormir una pequeña siesta de 10 o 15 minutos. Después te sentirás totalmente aliviada y con las pilas cargadas.
  • Debes mantener una buena hidratación, bebiendo muchos líquidos a lo largo del día. Pero unas horas antes de ir a la cama disminuye la cantidad de líquido que tomes.
  • Orina antes de acostarte. La necesidad de vaciar la vejiga aparecerá mas tarde y dormirás mas tiempo de tirón al principio de la noche.
  • No tomes bebidas excitantes después del mediodía. Las bebidas con cafeína, el café o el té son excitantes y diuréticas. Te dificultarán conciliar el sueño y mantenerlo.
  • Haz un poco de ejercicio a diario, pero nunca en las horas previas a irte a la cama. El ejercicio a media tarde te irá muy bien.
  • “Abúrrete” antes de irte a la cama. Hacer muchas actividades antes de dormir provoca cierta excitación que dificulta el sueño. Lo mismo ocurre con los dispositivos electrónicos, como ordenadores, tablets o smarphones. Mejor leer un libro y disminuir la actividad lo mas posible en las horas previas al sueño.
  • Vete a la cama en cuanto empieces a notar somnolencia. Si esperas puede que venzas esa primera sensación de sueño y te despejes.
  • Toma un vaso de leche caliente antes de ir a dormir. Es el “remedio de la abuela”, aunque las abuelas le añaden miel o azúcar. Depende de la ganancia de peso o de la aparición de diabetes gestacional el que puedas o no añadírselo.
  • Procura que la habitación esté fresca. Cuando hace mucho calor nos cuesta mas conciliar el sueño.
  • Adopta una postura cómoda. Aunque si estás en el tercer trimestre tendrás que adaptarte a lo que al bebé le resulte cómodo también…
  • Procura no hacer listas de tareas o pensar en las actividades del día siguiente. Lo mejor es olvidar las preocupaciones del día a día.
  • Utiliza alguna técnica de relajación. Tu matrona puede enseñarte varias y es cuestión de practicarlas y ver cual es la mas adecuada para ti.

leer

Si, aún y así no mejora el insomnio o empeora consulta a tu médico, él valorará las posibilidades de tratamiento.
Recuerda que el insomnio del embarazo desparece en cuanto nace nuestro niño.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *