Internet y los niños ¿hasta qué punto se les debe proteger?

Los niños e internetMensajería instantánea, redes sociales, chats, juegos online… Existen infinidad de cosas con las que un pre-adolescente puede entreneterse en la red. El deseo de sus padres de controlar lo que hace es totalmente normal pero ¿hasta dónde puedes llegar para no introducirte en su privacidad?. Vamos a resolver varias dudas en esta entrevista junto a Michaël Stora, psicólogo especializado en la actividad internauta.

  • ¿Cómo explica el deseo de controlar a su hijo cuando navega por internet?

Cualquier padre se siente culpable cuando piensa que está dejando a su hijo jugar libremente en internet sin ningún tipo de seguridad, preocupándose además de lo que podría llegar a pasar. Existe la posibilidad de instalar controles parentales pero hay que probarlos bien para asegurar que no le bloquea absolutamente todo.

  • ¿Controlar lo que hace se considera una violación de su privacidad?

A los 12-13 años supervisar lo que hace tu hijo en internet no se considera violación de su privacidad. La mayoría de los niños a esa edad hablan con sus padres, les cuentan cosas e incluso pequeños secretos. Facebook, por ejemplo, se supone que no lo deben usar menores de 13 años, pero los estudios demuestran que hay muchos niños con menos de esa edad registrados. Estos niños casi siempre agregan a sus padres como amigos, lo cual demuestra que no tienen nada que ocultar, que todavía no han captado el concepto de confidencialidad. Es decir, ellos mismos dejan acceso a su vida privada.

  • ¿Cómo se les puede dejar libres sin ponerlos en peligro?

Para los niños, el mundo real y el virtual están muy cerca. Internet revela en ellos una forma de ser. Si un niño suele hacer travesuras en la “vida real”, probablemente tenderá a meterse en problemas en la red. Para evitar esto los padres deben advertir a sus hijos y poner un control que al menos bloquee algunos sitios.

  • ¿Cómo debería comportarse un padre si ve que su hijo ha visitado webs pornográficas?

Ante todo no debe cundir el pánico. Es cierto que la mayoría de los padres tienen cierto temor a hablar con sus hijos de temas sexuales, pero no merece la pena prohibirle esos lugares con la excusa de que es algo “sucio”. Lo mejor es tomar las cosas con calma y dejar que tome confianza, así se podrá tratar el tema de la sexualidad de manera más eficaz y te podrás asegurar de que tu hijo no tome una idea equivocada de las relaciones.


Categorías

Familia

Dunia Santiago

Soy técnica en educación infantil, estoy metida en el mundo de la redacción desde 2009 y acabo de ser madre. Me apasiona la cocina, la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *