Intervenciones para el agresor y la víctima en el acoso escolar

Cuando en la escuela se sabe que hay un agresor que está provocando acoso escolar a las víctimas, es necesario desarrollar un plan de intervención eficaz para atajar el problema cuanto antes. El acoso escolar es un problema social que todos debemos tener en cuenta para poder solucionarlo cuanto antes.

A continuación vamos analizar algunas intervenciones que se pueden llevar a cabo en los centros educativos cuando se sabe que el agresor está realizando bullying dentro del centro educativo.

Desarrollar intervenciones apropiadas tanto para el acosador como para la víctima. Por ejemplo, la víctima puede necesitar hablar con un terapeuta para recuperar la autoestima. El acosador también puede beneficiarse de hablar con el terapeuta para aprender mejores formas de comunicarse. Pero, no permitas que el agresor y la víctima realicen la terapia juntos.

Vigila tanto a la víctima como al acosador. Tendrás que prestar atención a lo que sucede en el patio de recreo y en los autobuses. Debes asegurarte de que no hay más incidentes de intimidación.

Comprueba a menudo con la víctima y el agresor la situación.  Pregunta cómo van las cosas y si tienen algún problema. Proporciona a la víctima herramientas para lidiar con futuros incidentes de intimidación y para recuperar la confianza en sí mismo. Anima al agresor a tomar buenas decisiones. No guardes rencor contra el agresor, en ocasiones ellos también son víctimas. Dale la oportunidad de dejar atrás el pasado.

Tomar medidas para prevenir el acoso escolar contribuirá a mejorar tu efectividad como educador. La intimidación no solo distrae a los estudiantes del aprendizaje, sino que también dificulta el ambiente de aprendizaje, especialmente si los estudiantes están con ansiedad por convertirse en el próximo objetivo. Toma las medidas con anticipación para establecer que no tolerará el acoso de ningún tipo y tendrá un mayor impacto en los estudiantes que si hicieras la vista gorda.


Sé el primero en comentar