Intolerancia o sensibilidad al gluten, ¿cuál es la diferencia?

gluten-intolerancia-sensibilidad

Hace poco explicábamos que no es necesario eliminar el gluten de la dieta infantil si no se sufría de enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, y he pensado que son conceptos que muchas veces resultan confusos por falta de la información adecuada. ¿Qué es la sensibilidad al gluten no celíaca? ¿qué problemas ocasiona en los pacientes? ¿cuál es la diferencia entre la enfermedad celíaca y la intolerancia? Intentaremos responder estas dudas, y otras similares que tengáis, en este post.

Así pues, os hablaremos de tres condiciones médicas y tipos de hipersensibilidad alimentaria que según la organización Gluten Intolerance Group, pueden tratarse con la dieta apropiada, es decir, eliminando el gluten de la dieta. Son la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten no celíaca y la alergia al trigo, y es necesario que sea un médico quien realice el diagnóstico; si eres adulta y no deseas diagnóstico, deberías consultar con un nutricionista antes de eliminar alimentos o preparados que contengan esa proteína llamada gluten, de lo contrario podrías sufrir alguna carencia. Si hablamos de niños, es mejor que obtengas un diagnóstico preciso.

El gluten es más concretamente una glicoproteína y se encuentra en muchos cereales, a excepción del maíz, el arroz y la quinoa; tengo dudas sobre el trigo sarraceno, amaranto y mijo; la avena lo contiene en concentraciones muy bajas. En el post mencionado más arriba también comentábamos que en muchos alimentos envasados y preparados alimenticios, también está presente, por lo que la evitación del gluten también pasa por leer la etiqueta detenidamente.

gluten-sensibilidad-intolerancia

¿Intolerancia, sensibilidad o alergia al gluten?

Son cosas diferentes, así que vamos por partes:

Intolerancia al gluten.

La enfermedad celíaca tiene una base genética y forma parte de las enfermedades autoinmunes, la podemos llamar también intolerancia al gluten. Sus manifestaciones implican al sistema digestivo porque provoca una atrofia de vellosidades en el interior del intestino delgado, así que los nutrientes no son bien absorbidos. Los síntomas son muy diversos, incluyendo anemia, problemas digestivos, retraso en el crecimiento, dermatitis, etc.

Se pueden encontrar 3 formas en la presentación: típica (o sintomática), atípica (de síntomas tardíos) que está vinculada a problemas de conducta y crecimiento; y silente (asintomática), que puede afectar a personas en riesgo por haber desarrollado previamente otras enfermedades inmunes. La forma típica es la que cursa con diarrea, dolor de tripa o pérdida de peso.

La enfermedad celíaca en niños.

Esta patología camaleónica afecta a los niños con síntomas muy similares a los adultos, y además podría ser causa de retrasos en la talla o peso. También es capaz de ocasionar problemas en la dentición (dientes más débiles por afectación al esmalte), e incluso se ha relacionado con hipotrofia muscular o hiperactividad. Durante los años de la adolescencia causa anemia ferropénica, cefalea o retraso puberal (entre otros).

gluten-sensibilidad-intolerancia2

Sensibilidad al gluten no celíaca.

Muy tímidamente se empieza a reconocer, aunque su diagnóstico es complicado; muchos de los síntomas no tienen relación aparente con el sistema digestivo (como el cansancio extremo o dolores musculares). Al no tratarse de una reacción inmunitaria ni autoinmunitaria no hay marcadores, a pesar de que está clasificada. La mejora es evidente al seguir una dieta exenta de gluten.

Algunos profesionales estiman que podría estar afectando a entre un 2 y un 6 por ciento de la población.

Alergia al TRIGO.

No es frecuente, pero el sistema inmune de los pacientes se defiende generando anticuerpos. Los síntomas se caracterizan por la inmediatez y son típicos de cualquier reacción alérgica: dolores abdominales, labios hinchados, anafilaxia… Está claro que SE DEBE evitar cualquier alimento que contenga específicamente TRIGO.

¿Cómo se detecta la enfermedad celíaca? has de saber que el diagnóstico incluye análisis de sangre, y puede que biopsia del intestino delgado; si se trata de alergia, el alergólogo practicará punciones en la piel, y en el caso de sensibilidad no celíaca, el médico intenta averiguar la relación de la sintomatología con el gluten, y a veces se considera la mejoría asociada a la dieta ‘libre’ como un diagnóstico en sí misma.

Si tú o alguno de tus hijos sufre de alguna de estas formas de reacción al trigo o gluten y estáis diagnosticados, debes seguir escrupulosamente los consejos de vuestro profesional de la salud.

Imagenes — no prawns, jonny.hunter


Categorías

Nutrición, Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *