¡Es invierno! ¿Sabes cómo cuidar a tus hijos para que no enfermen?

En pleno invierno, y más teniendo en cuenta que está haciendo bastante frío, los niños pueden sufrir infecciones respiratorias y otras del sistema respiratorio (gastroenteritis). Cuando los peques se ponen enfermos, procuramos aliviar los síntomas, que descansen, y desde luego los llevamos al pediatra o al servicio de Urgencias, cuando es necesario.

El caso es que los cuidados en la estación más fría del año deben ser diferentes y adecuados a los requerimientos del organismo. Por eso os contamos todo lo que necesitáis saber a fin de proteger a vuestros hijos. Hay una serie de prácticas que podemos adoptar para intentar prevenir las enfermedades, o como mínimo para reconfortarles, y a nosotros también.

A veces escuchamos afirmaciones que nos pueden confundir, y es importante tenerlas en cuenta. Por ejemplo, es sabido que las enfermedades infecciosas son de origen vírico (generalmente) o bacteriano, hay personas que niegan la relación de las bajas temperaturas; “da igual si me abrigo más o menos / da igual si salgo con el pelo mojado a la calle, si no me expongo a un germen, no enfermaré”.

¡Es invierno! ¿Sabes cómo cuidar a tus hijos para que no enfermen?

El frío si que ayuda a que tu hijo se ponga enfermo.

Así que mucho cuidado: no se trata de que salgamos sobre abrigados a la calle, de que instalemos calefacción en casa… se trata de protegernos adecuadamente sin por ello aislarnos completamente. En otoño e invierno los niños son más vulnerables a gripes, resfriados, bronquitis, faringitis, etc. ¿por qué? Está claro que hay un causante sobre el que no siempre tenemos control (hay lugares y situaciones que propician el contacto), pero también es cierto que las barreras de defensa naturales que nuestras mucosas nasales, se debilitan con el frío, favoreciendo así el paso de los microorganismos.

Por otra parte los menores de siete años aún son más vulnerables, porque utilizan más la nariz que la boca cuando respiran, y dentro de esta franja de edad, los si tienen entre 3 y 5 años llegar a sufrir hasta 5 episodios infecciosos en una misma temporada.

Otros factores que explican la mayor incidencia en los meses fríos, son: algunos virus resisten mejor el frío por sus propias características (el de la gripe se recubre de una capa); cambios de temperaturas frecuentes; lugares cerrados y sin ventilación; sitios concurridos; realización de actividades junto con otros niños, algunos de los cuales pueden estar empezando a ponerse enfermos (escuelas, actividades extra escolares).

¡Es invierno! ¿Sabes cómo cuidar a tus hijos para que no enfermen?

Consejos para familias con niños.

  • Dales una alimentación equilibrada, formada mayoritariamente por productos básicos y que las frutas y verduras sean de temporada.
  • Si equilibras los nutrientes, le proporcionarás al organismo lo que necesitas para estar protegido (vitaminas, minerales, fibra, hidratos de carbono, proteínas, …).
  • No prepares tantas ensaladas o ensaladillas y ofrece más caldos, sopas, purés calentitos y guisos de legumbres. Reconfortan y ayudan a mantener la temperatura.
  • Bebidas calientes, además de los caldos. Sientan muy bien, puedes calentar un poco la leche, mezclar un poco de agua tibia con media cucharada de azúcar y limón, infusiones, si les gustan y no son muy pequeños, etc.
  • Abriga, pero no en exceso, no vivimos en Groenlandia.
  • Ventila bien todas las estancias de la casa; vuelve a cerrar después para mantener el ambiente.
  • Que se tapen con bufandas o pañuelos el cuello, la boca y la nariz cuando salgan de casa. El cambio de temperatura (si es mucho) es una situación delicada.
  • Niñas y niños bien hidratados: así se evita que las mucosas se sequen y se dañen.
  • Evita las aglomeraciones y los ambientes cargados.

No te olvides de que cuando todas las medidas de prevención fallan, es mejor que los peques descansen en casa hasta que se recuperen.

Imagen — Kàtrin Morentz


Categorías

Nutrición, Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *