Izquierda, derecha, centro

No, aunque estemos cerca de las elecciones, no vamos a hablar sobre política, sino de la forma que hay que poner a nuestros bebés en la cuna, -minicuna o moisés, sobre todo los primeros meses-. Mucho ha sido el debate si hay que ponerles boca arriba o boca abajo. Durante los años setenta se pensaba que lo mejor era boca abajo, por los gases, y porque es una posición que anatómicamente ayuda al desarrollo motor, sobre todo en las piernas. Sin embargo, desde hace unos años se ha demostrado que dormir boca abajo aumenta exponencialmente el riesgo de muerte súbita. Así que, descartado totalmente.

La forma correcta de dormir es boca arriba, o de lado y lo haremos de la siguiente manera. Una vez de izquierdas, otra de centro,  (o totalmente boca arriba), otra de derechas, y vuelta a empezar. Podemos hacerlo coincidir con cualquier tipo de regla nemotécnica que se os ocurra, o simplemente, llevar la cuenta. ¿El motivo? El hecho de que el bebé, como sabéis, no tiene todavía cerrados los huesos propios de la cabeza, lo que se denominan fontanelas, y por tanto, si le apoyamos continuamente de un lado o del otro, puede abombarse el cráneo, lo cual puede tener consecuencias, si no graves, al menos sí aparatosas.

Y es que si al bebé, por así decirlo, “se le abomba la cabeza”, tendrán que ponerle un casco ortopédico durante un breve tiempo, para corregirle la deformación. No es grave, en absoluto, pero no es lo más agradable del mundo, ni para el bebé, ni por supuesto para un padre o una madre primerizos.

Por lo tanto, lo fundamental: siempre boca arriba, y cada vez que lo dejemos en la cuna, de un lado, hasta que se le cierren las fontanelas. Después, el bebé ya empezará a adoptar sus posturas favoritas, y no habrá quien le encuentre en la misma posición en la que se le dejó. Pero eso ya es otro cantar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *