Jet Lag, cómo funciona en los niños

JET LAG EN LOS NIÑOS

Si nos toca hacer un viaje largo con niños, con un cambio de horario inevitable y en el que se incluyen de cinco a más horas de diferencia, sabes que sin querer se sufrirá de ese fatídico mal del desfase, hablamos de Jet Lag.

Este fenómeno viene de un término inglés el cuál se refiere a una alteración de los ritmos biológicos de nuestro cuerpo, los cuales sufrimos cuando viajamos a largas distancias y tenemos que atravesar diferentes husos horarios. Este fenómeno ocurre tanto en niños como en adulto. Por lo tanto si viajamos con los más peques deberemos conocer como son sus consecuencias y que alternativas podemos llevar para poder hacerlas más llevaderas.

Una de las partes importantes que debemos elegir es de escoger un horario apropiado para viajar: lo ideal es hacerlo de noche y llegar de día al lugar de destino. Así será mucho más fácil instalarte durante el día, ya que luz del sol ayuda a que tu cerebro se adapte al nuevo horario.

JET LAG EN LOS NIÑOS

Después del viaje aparecerán los síntomas y aunque el proceso es lento, durante eso primeros días siempre podemos sobre llevar una serie de pautas. Los síntomas con los que nos podemos encontrar serían:

  • La alteración de sueño será una de las primeras consecuencias.
  • Un malestar general de nuestro cuerpo nos dará la alerta de que ya no estamos tan bien como de costumbre.
  • Andaremos como zombies los primeros días con una disminución del estado de aleta, además nos será más difícil conciliar el sueño por la noche.

 

Cómo podemos poder paliar todos estos síntomas:

Dados todos estos síntomas tanto en niños como en mayores, nos hacen ingeniar que somos nosotros los responsables que tienen que paliar estratégicamente toda esta serie de síntomas con ellos, es algo real e incluso inevitable y es por ello que debemos buscar soluciones muy prácticas y estratégicas:

  • Lo primero aunque parezca una tontería es hacer un cambio de nuestro reloj, adaptándolo al uso horario de la nueva zona. Así haremos que nuestro cerebro se ubique lo más rápido posible.
  • La primera instalación en el lugar dónde se va a dormitar es el más difícil en tomar decisiones. La luz de día ayudará en este termino para animaros a dar un pequeño paseo o realizar una pequeña actividad con la familia. Con los bebés es conveniente usar esta misma rutina.
  • Va un poco contra reloj tener que convencer a un niño para que despierte cuando su cerebro le está diciendo que tiene que hacer todo lo contrario. Se puede ser un poco flexible durante el primer y segundo día respecto a las siestas. Siempre que haya mucha necesidad se podían realizar, pero no tienen que ser muy duraderas y con ningún tipo de horario especial. Hay que empezar a evitarlas el tercer día y sólo se incluirían dentro de un horario normal.
  • Planificar muchas actividades los primeros días no es un buen ejemplo. Es mejor que el lugar de residencia por lo menos sea el mismo durante los primeros días.
  • Además la habitación debe permanecer en las horas de sueño nocturnas lo más oscura posible, de este modo manteniendo la oscuridad ayudará a que vuelva a coger el ritmo nuestra melatonina y así ayudará a nuestros hijos a dormir alguna hora más.
  • Es importante adaptar a los niños a que sean flexibles a la hora de comer. Si tienes mucha hambre en un horario inusual, siempre se puede reemplazar por algún tipo de tentempié o alimentos sanos como frutas, verduras o cereales.
  • A la hora de dormir, procura que toda la familia duerma junta,así se mantiene la misma zona oscura y evitamos cualquier luz procedente de un televisor o cualquier aparato. Se puede jugar también con una pequeña luz tenue para poder leer un cuento y así conseguir que se relaje.

JET LAG EN LOS NIÑOS

  •  La principal de las salidas si han sido planificadas a partir del tercer día mucho mejor. Así nos ha dado tiempo a descansar y planificar y estaremos todos listos para recorrer la ciudad. Si llevas un bebé y el medio de transporte se te hace complicado siempre puedes recurrir  a la mochila porta guagua, si tu espalda lo permite. Este tipo de mochila hará que tu bebé se sienta más unido a ti y ambos podréis recorrer un montón de lugares sin dificultades.

 La vuelta de las vacaciones

Hay intentar no volver a la rutina diaria pues lo más  probable es que tarden unos días en acostumbrarse a su viejo horario. Hay que volver a las tácticas que se hacían poco a poco como cuando lo intentábamos a la ida y conseguir que la funciones digestivas vuelvan a su cauce.JET LAG EN LOS NIÑOS

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.