Juegos contra el bullying para adolescentes

Adolescentes y bullying

El bullying es un tipo de intimidación frecuente entre los adolescentes. La intimidación sucede cuando alguien usa palabras o acciones para coaccionar a otra persona. La persona que está siendo intimidada a menudo se siente impotente ante lo que está sucediendo, y la situación de intimidación suele ocurrir repetidamente. Estas acciones tan dañinas, pueden suceder desde la infancia hasta la edad adulta. Entre los adolescentes, puede ser peligroso, por eso es importante luchar contra el bullying ante los primeros signos.

Normalmente pensamos en el bullying como un acto de agresión física hacia otra persona, pero también puede ocurrir como una situación de acoso emocional. Insultar a alguien, difundir mentiras y rumores, amenazar verbalmente, o enviar comentarios negativos sobre alguien a través de las redes sociales son ejemplos de acoso emocional. Este tipo de intimidación o acoso puede pasar desapercibido porque es más fácil de esconder, pero puede tener consecuencias peores que el acoso físico.

¿Qué causa el bullying entre los adolescentes?

Contrariamente a lo que se suele pensar, el bullying no siempre es el resultado de una necesidad de poder y control. Hay muchos otros factores que pueden desencadenar comportamientos de intimidación entre adolescentes, y a cualquier edad. Estos factores son:

  • Vivir en un ambiente abusivo, especialmente en el hogar
  • Tener dificultades para comprender a los demás y empatizar con ellos
  • Tener ejemplos cercanos de acosadores (hermanos, primos, amigos, etc.)
  • Tener miedo a convertirse en víctimas de bullying
  • Buscar constantemente la aprobación de los demás

Adolescente deprimido

Consejos para tratar el bullying con los adolescentes

Si buscas una manera de hablar con tu hijo sobre el acoso, vamos a ver unos consejos para comenzar esta difícil conversación.

Habla con tu hijo adolescente sobre el bullying

Preguntarle a tu hijo o hija si sabe lo que es el bullying puede ser la mejor y más directa manera de abordar el tema. Por tanto, es mejor quitarse los miedos que se puedan tener y abordar el tema directamente.

Puedes preguntarle si tiene información adecuada, si lo ha sufrido o visto en clase o entre sus amigos. Puedes proporcionarle ejemplos de noticias o sucesos recientes para destacar la gravedad que puede llegar a tener el asunto.

Sé un buen modelo a seguir

Si quieres que tus hijos sean respetuosos y empáticos, es importante ser consciente de que tus propios actos serán imitados por tus hijos. Esto es algo que deben tener en cuenta todas las personas que se relacionen con niños o adolescentes, desde los padres, maestros, hasta tíos, primos mayores, abuelos, etc.

Si actúas de manera injusta, tus hijos también lo harán porque, aunque sea involuntario, te imitan. Por ello, es fundamental dedicar tiempo a enseñarles el poder de las emociones y las consecuencias positivas de un comportamiento empático.

Interésate por su vida social

Esta puede ser una tarea difícil cuando se trata con adolescentes, pero interesarse por sus amigos y por cómo evolucionan sus amistades te acercará más a tus hijos y a conocer mejor sus maneras de actuar en sociedad.

De esta manera, te será más fácil detectar cualquier anomalía, si tu hijo o hija cambia de forma de ser, si no quiere ver a sus amigos repentinamente o a alguno de ellos en concreto. Desde ese momento de cambio, se puede actuar para buscar una solución adecuada.

Actividades contra el bullying para que los adolescentes aprendan sobre la bondad

Ciberbullying

Cuando se trata de enseñar a los jóvenes, puede ser útil hacer uso de actividades que encuentren interesantes y estimulantes para su crecimiento personal. Veamos algunas actividades o juegos para poner en práctica:

Actos aleatorios de amabilidad

Esta propuesta es sencilla. Consiste en hacer un pacto con tus hijos y comentarlo al final del día. El pacto consiste en realizar al menos un acto de amabilidad al día, ya sea con personas conocidas o desconocidas. Puede comenzar como un reto, hasta que se convierta en un hábito.

Los actos deben ser sencillos, desde hablar con el chico o la chica rara de su clase, ayudar a algún amigo o amiga con un problema, o ayudar a una señora mayor a cargar con su comprar hasta casa. Al finalizar el día, se puede comentar o debatir qué ha significado ese acto, tanto para la persona beneficiada como para el adolescente que la realiza, los sentimientos que se han obtenido y lo que la reacción de la otra persona le ha hecho sentir. Así se puede poner en práctica la empatía.

Encuentra a alguien que…

Esta actividad se puede hacer en un aula, pero también con tus hijos adolescentes en casa a modo de juego. Se trata de dar a los adolescentes una lista de cosas, y tienen que encontrar a personas con las que poder realizar esas actividades. El bullying suele aparecer por un desapego emocional hacia otra persona, por eso, conociendo a los demás, sus gustos e intereses, se puede establecer una conexión que favorezca la empatía. Ejemplos de personas para buscar, pero se puede modificar de acuerdo a los gustos de los jóvenes, “Encontrar a alguien que…”:

  • … le guste el cine
  • … vaya a clase en bicicleta
  • … toque un instrumento
  • … practique algún deporte
  • … le guste dibujar
  • … tenga una mascota
  • … haya nacido en abril
  • … haya leído un libro en el último mes
  • … le guste la pizza

Sesión de cine en casa

Muchas veces es difícil conectar con los adolescentes, pero el cine llega a todo el mundo y normalmente gusta a todos. Puede ser divertido organizar una noche semanal para ver una película escogida y comentarla después. Parte de la magia del cine es que nos hacen empatizar con sus personajes, por lo que ver películas que traten sobre el bullying puede sensibilizar a los adolescentes más que cualquier otra cosa.

Películas sobre las emociones, la empatía y el bullying hay muchas, desde Del revés de Pixar (2015), hasta Wonder (2017), Un monstruo viene a verme (2016), Cobardes (2008), Precious (2010), Cadena de favores (2000), o incluso en Karate Kid (2010) se aborda el tema.

El objetivo de estos juegos o actividades, es hacer que los adolescentes se involucren en la sociedad y hacerles pensar que sus actos tienen consecuencias, tanto sobre otras personas como sobre sí mismos. Desarrollando su empatía mejorarán su determinación y autoestima, permitiéndoles comunicar mejor sus emociones. De esta manera, tanto si están en el papel de acosador o de víctima, obtendrán herramientas para romper con ese círculo de violencia, sea física o verbal.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.