Juegos para desarrollar el lenguaje oral en niños

Uno de los temas que preocupa a los padres, es la adquisición del lenguaje oral. Cada niño es un mundo: unos empiezan super pronto y otros tardan un poquito más. Y cuando a nuestro hijo le cuesta más que a los niños de su alrededor, nos entra el miedo. Para ayudarles a mejorar su forma de comunicación tenemos a nuestra disposición unos juegos muy divertidos. Veamos unos juegos para desarrollar el lenguaje oral en niños.

Ya sabemos que los niños aprenden de la mejor forma jugando, y para ayudarles a desarrollar el lenguaje oral no iba a ser de otra forma. Podemos pasar un rato divertido en familia, mientras además los niños aprenden y desarrollan sus habilidades. Si tienes dudas sobre si tu hijo tiene un retraso en el habla no dudes en comentárselo a su pediatra. Te dejamos el artículo “¿Cuándo es normal que un niño aprenda a hablar?” para que tengas más información al respecto. Ahí os explicamos las diferencias entre el retraso en el desarrollo del habla y el retraso en el lenguaje.

Juegos para desarrollar el lenguaje oral en niños

  • Simón dice. El juego mítico por excelencia que todos conocemos. Es un juego muy divertido para jugar con niños. Una persona hace el papel de Simón y tendrá que decir órdenes a los demás que empiecen por “Simón dice…”.  Los demás participantes deben seguir las órdenes correctamente o si no serán eliminados. La persona que gane será el nuevo Simón. Puedes adecuar las órdenes a las edades de los niños. Además de fomentar el uso del lenguaje oral, les facilita el aprendizaje de nuevo vocabulario y mejora la comprensión de órdenes sencillas y su habilidad auditiva.
  • Quien es quién. También un juego mítico donde los haya. A través de preguntas descriptivas debemos ir tachando supuestos sospechosos hasta descubrir quien es el culpable. Ayuda a mejorar la atención, el lenguaje oral, la escucha activa y el vocabulario.

  • Veo veo. ¿Quién no ha jugado al “Veo Veo” con su familia mientras iban de viaje? Yo he jugado miles de veces con mis padres y nunca nos aburríamos. Consiste en que uno de los participantes tiene que pensar en un objeto, animal o persona, y los demás deben hacerle preguntas hasta adivinar de qué se trata. Solo se puede contestar si o no, y la persona que gane es la persona que pasará a pensar en el siguiente acertijo. Es un juego sencillo que podemos hacer en cualquier sitio para que los niños no se aburran y se diviertan.
  • Trabalenguas. Un clásico. ¿Quién no hay dicho nunca algún trabalenguas? Son divertidos y ponen a prueba nuestra dicción y memorización. Puedes ir enseñándole algunos sencillos y luego ir complicándoselos.
  • Tabú. El famosísimo juego donde puede jugar toda la familia. Consiste en que uno de los participantes elije una tarjeta donde aparece una palabra, y  tiene que ir dando pistas a los demás para que la acierten. La dificultad consiste en que no se pueden usar ciertas palabras que son tabú. Este juego permite desarrollar relaciones entre palabras, buscar sinónimos, escucha activa, estimula el lenguaje y la creatividad.
  • Cantar Canciones. No hay mejor manera de aprender que a través de las repeticiones. Gracias a las canciones podemos repetir una y otra vez un mismo texto con una música pegadiza. Además muchas de las canciones para niños tienen una coreografía que también pueden aprender. Los niños la memorizan rápido y las quieren cantar. Esto fomenta la memorización, la coordinación y el uso del lenguaje.
  • Leer cuentos. Gracias a los cuentos aprenden más del mundo que les rodea, ven a personajes que pasan por situaciones parecidas a él y aprenden valores. Además con estas historias aprenden vocabulario, lo que mejora su expresión oral. Aquí tenéis los 20 mejores cuentos para niños de 0-3 años, y los 20 mejores cuentos para niños de 3-6 años.

Porque recuerda… las habilidades pueden desarrollarse desde bien pequeños gracias a juegos divertidos como estos.


Sé el primero en comentar