Juegos y técnicas para mejorar la concentración en niños

Hay muchos niños que se aburren al poco tiempo de empezar una actividad, lo que les impide que puedan aprender. Se distraen con una mosca y son incapaces de centrarse en una actividad más de 5 minutos.

Muchos padres acaban perdiendo la paciencia, pero no desesperes. La concentración, como cualquier habilidad mental, puede entrenarse y mejorarse con las adecuadas estrategias. Sigue leyendo y te contamos los mejores consejos para mejorar la concentración en niños.

¿Por qué no se concentran los niños?

Nuestros hijos están expuestos a un bombardeo de estímulos externos que les distraen. Es una de las razones por las que les cuesta trabajo centrar su atención hacia el estímulo adecuado.

Además juega un papel principal en la concentración la corteza prefrontal, que empieza a desarrollarse a partir del primer año hasta la adolescencia. Por esto según va creciendo el niño su poder de concentración será mayor, al madurar su corteza prefrontal.

Beneficios de la concentración

Son muchos los beneficios que se consigue al ejercitar la concentración.

  • Mejoran los resultados académicos.
  • Aumenta su confianza y autoestima.
  • Aprender a seleccionar aquello a lo que tienen que atender.
  • Se fomenta la consecución de metas, y potencia sus logros personal y desarrollo personal.
  • Mejora de la eficacia. Necesitará menos tiempo para hacer lo mismo y lo hará mejor.
  • Reduce cansancio mental. Al manejar su concentración, sus recursos serán más efectivos y no los agotará alejando distracciones.

Pautas para mejorar la concentración en niños

Con estas pautas que se pueden aplicar en casa, se puede mejorar su concentración.

  • Lo ideal es comenzar con el entrenamiento en concentración lo antes posible para que los niños cojan el hábito.
  • Asegúrate que el niño duerma bien. Ya no se trata tanto de las horas que duerma sino lo bien que duerma. Sueño de calidad para que pueda concentrarse sin dificultad.
  • Elije un espacio que se dedique para ese fin, que esté libre de distracciones. Que no haya juegos, ni juguetes, ni videojuegos, ni ruidos que los distraigan.
  • Cuando le expliques algo mírale a los ojos. Así te aseguras que el niño te está prestando atención a tus explicaciones.
  • Crea rutinas. Igual que los niños necesitan rutinas para la hora de comer, dormir… también las necesitan para aprender. Hay una hora para merendar, otra para jugar y otra para estudiar. Tienen que ver que hay tiempo para todo.
  • Haz que se centren en una tarea a la vez. Si les cuesta concentrarse se puede dividir la actividad en partes.
  • Lo mejor es ordenar las tareas de mayor a menor dificultad. Así enfrentarán las más difíciles cuando están más frescos.
  • Hacer descansos entre tarea y tarea. Descanso de 10 minutos para que juegue a algo que le guste.
  • Motívale con pequeñas metas diarias para que se vaya superando y celebra sus victorias. Que no vea los deberes como algo negativo.
  • Pídele que te s.explique lo que ha hecho en frases cortas. Hará que aprenda a sintetizar y asimilar mejor lo que acaba de aprender.
  • Sé paciente. Este proceso requiere de tiempo y dedicación, las mejorías se irán viendo poco a poco. No pierdas los ánimos, poco a poco irá haciendo logros.

Juegos para mejorar la concentración

Existen juegos donde además de pasar un buen rato juntos puede mejorar la concentración en niños. Entre ellos están:

  • Simón: el típico juego de los 90, donde tenías que repetir la serie de colores donde cada vez se iba complicando más. Lo tenéis en formato físico o también tenéis aplicaciones para tablet y teléfonos.
  • Memory cards: juegos de cartas para mejorar la atención y memoria.
  • Videojuegos educativos: existen en el mercado videojuegos que fomentan su desarrollo mental, memoria, atención y concentración.
  • Juegos de las 7 diferencias. Agudizan nuestra percepción, les hace ser más observadores y ejercitan la observación sostenida.
  • Laberintos: mejoran la atención e inteligencia espacial.
  • Puzzles: Un clásico, requieren de alta concentración para encontrar las piezas.
  • Sopas de letras: mejoran la percepción, discriminación visual y la concentración.
  • Mandalas: son dibujos para colorear que mejoran la concentración y relajan.

En general los juegos de mesa son una opción divertida que podemos compartir con nuestros hijos que mejorará sus capacidades cognitivas.

Por que recuerda… sin concentración es prácticamente imposible aprender.


Categorías

Consejos

Marta Castelos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana.... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *